28

Mar / 2017

Una librería en Berlín, Françoise Frenkel

Autorea: juaninger

Una librería en Berlín, Françoise FrenkelUna librería en Berlín, Françoise Frenkel
Seix Barral, 2017
293 páginas, 17,58 €, e-book 9,49 €
ISBN 9788432229992

Post hau gaztelaniaz dago

Manuscritos como los de Némirovski, Sontag o Neruda aparecieron en maletas, carpetas o en altillos. Durante la ocupación nazi, son muchos los ciudadanos que comienzan diarios o guardan las cartas y fotografías de seres queridos en un intento de preservar parte de sí mismos. A todo nos vienen a la mente Una mujer en Berlín -aparecida en un mercadillo- o la más conocida de todas El diario de Ana Frank.

La novela que nos ocupa, Una librería en Berlín de Françoise Frenkel, forma parte de este intento del ser humano por contar, por hacer públicos unos sucesos que le afectan como individuo pero también como colectividad, un intento de desgranar poco a poco, dolor a dolor, una situación tan dramática como increíble: la de aquel que huye, tras ver su vida cada vez más vulnerable y amenazada, sin saber muy bien hacia dónde, o cómo, o por cuánto tiempo.
Sin saber si sus documentos le llevarán a la vida o a la muerte, sin saber cuándo y dónde dejarán de tener validez, las variaciones en la línea del frente, las posturas de los aliados… viviendo en su propia piel el odio o, lo que es peor, la delación y la rapiña, la ley del más fuerte.

En el prólogo de Patrick Modiano conoceremos cómo se “autentificó” la obra, cómo se siguieron los pasos de la autora en su huida hacia Suiza, y cómo, con todo, hay espacios que quedan sin dilucidar, espacios a reinventar por el lector. Así, la protagonista no cita la figura de su marido, un marido fantasma que encontrará la muerte en Auschwitz en 1942.

Este manuscrito, editado en 1945 y que llega a nuestras manos ahora en su versión original, narra ese deambular buscando un mundo mejor, confiando en una ayuda que no llega, dependiendo de una información que varía a cada momento, de unos documentos de valor incierto, encontrando apoyo en seres desesperados o compasivos que tampoco pueden variar las cosas…
Sin amargura, fríamente, contando unos hechos terribles, Frenkel nos acerca a un mundo no tan lejano, un mundo donde seres humanos deambulan sin rumbo cierto, a expensas de decisiones que no se toman en las carreteras nevadas ni en campamentos sin condiciones mínimas de salubridad y vida.

Tremendamente triste, pero en momentos muy esperanzadora -a veces los humanos somos sorprendentes-, Frenkel se nos muestra como una mujer anclada en su amor a los libros, en el recuerdo mágico de su librería en Berlín.
“Dedico este libro a los HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD que, generosamente, con una valentía inagotable, opusieron la voluntad a la violencia y resistieron hasta el final” (sic)

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude