09

Urr / 2017

En un país extraño, Charles Cumming

Autorea: juaninger

En un país extraño, Charles CummingEn un país extraño, Charles Cumming                         Salamandra, 2017
411 páginas, 19,95 €, e-book 12,99 €
ISBN 9788416237210

Post hau euskaraz dago.

Primera y multipremiada –ganadora del Ian Fleming Steel Dagger Award- entrega de un libro de espías de los de toda la vida. Presentamos a Thomas Kell, agente del MI6, caído en desgracia, con graves problemas para adaptarse a su nueva vida y a su mujer, más british que las cabinas telefónicas de Londres…vamos, que Colin Firth lo interpretará para televisión próximamente.
¿A qué nos vamos haciendo una idea? No me negaréis que suena bien…

Charles Cumming nos perfila a Kell a la perfección desde el primer momento. Y lo hace así, porque no tiene tiempo para más: la acción se despliega a un ritmo vertiginoso a lo largo de 411 páginas. Como un bólido.
Acción, toma acción: Amelia Levene, la nueva superjefa, desaparece como por ensalmo. Kell -suspendido, no despertará las alarmas- debe averiguar qué pasa. De fondo una antigua desaparición, la de Amelia Weldon en Túnez, infidelidades, luchas de poder dentro del MI6, amenazas de los islamistas, hijos secretos, secuestros, injerencias entre distintos servicios secretos, soldados prestos para matar, militantes prestos para morir, espías de postín y espías de postureo…

Promete ¿verdad?. Pues no es sólo una promesa: desarrollada entre Túnez, Francia y Gran Bretaña, a un ritmo trepidante y con unos personajes muy creíbles, nos acerca al mundo del espionaje y las lealtades, al de los soldados de fortuna sin ideales, a los hilos que mueven los acontecimientos hoy.
Cummings une muy bien los lazos de la novela de género tradicional con los que conforman los temas más actuales (la primavera árabe, el ascenso de la mujer a altas cotas de poder, las investigaciones de las actividades de los soldados en las crisis de Oriente Medio, la informática y el control sobre los individuos..), fraguando una novela que se lee con interés y, en momentos, con avidez.

Me parece a mi que a este cuarentón de rompe y rasga, que no puede encajar su ruptura matrimonial y que quiere, a toda costa, dedicarse a lo único que sabe hacer y que tan bien hace -espiar, averiguar y resolver-, no le vamos a perder la pista.
Al tiempo.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude