19

Abe / 2017

Carter, Ted Lewis

Autorea: rubenvidal

Carter, Ted Lewis

Sajalín, 2017

269 orrialde, 19 €

ISBN 978-84-946809-0-8

Post hau gaztelaniaz dago

Pocos libros se han publicado este año con una portada tan irresistible, cortesía de Sajalín editores. Sale Michael Caine de un imponente que dan ganas de llamar a su sastre y encargarle media docena de trajes. Con tal tarjeta de presentación es díficil no sumergirse en sus páginas. Y eso que la primera línea no nos lo pone fácil. Está unánimemente considerada como el peor arranque literario del siglo. Y sin embargo, pese a meterse un gol en propia puerta a las primeras de cambio, en seguida vamos a ser testigos de una narración extremadamente potente.

Michael Caine es un gancho inmejorable, no cabe duda, incluso para una novela. Pero sorprendentemente, el verdadero protagonista no es él, sino el entorno en el que se mueve. Esa ciudad del norte de Inglaterra, húmeda, industrial, decadente, asfixiante. Como dice Kiko Amat en su artículo de El País, “uno de los parajes más feos y sombríos de la Tierra”. Aquí todo es sucio, triste, deprimente. Aquí todos los personajes son cínicos, buscavidas, alcohólicos, hampones, matones o prostitutas. Todo lo que hacen es sucio. El sexo es sucio. Las relaciones entre ellos son sucias. Todo es sucio, salvo el guardarropa de Michael Caine. Aquí a lo máximo a lo que puedes aspirar a este lado de la ley es a ser barman, sin perjuicio de que ganes algún sobresueldo a base de chivatazos. Al otro lado de la ley, el cielo es el infinito. Pero lo más probable es que llegues al infierno. Aquí las paredes tienen oídos y los forasteros no pasan desapercibidos. Difícilmente puede haber un lugar mejor para una novela negra.

Y sin embargo, hasta en un escenario tan horrible, hasta con un elenco tan atroz, aún podemos vislumbrar un pequeño destello de sentimiento. Pero una cosita de nada, lo justito para conseguir que un tipejo como Jack Carter (Michael Caine) vuelva a casa para protagonizar una venganza como no hubo otra igual. Este es el legado de Ted Lewis, escritor de culto, nacido en Manchester y que merodeó ambientes como el descrito, para llevarlo a la tumba a la temprana edad de 42 años. A la novela le siguió su adaptación al cine y la magnífica actuación del archimencionado actor. El deleite de leer este sombrío y desesperanzador british-noir es doble si ponemos su frío semblante al Jack Carter de papel. Pruébenlo.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude