21

Mar / 2018

Detectives victorianas: las pioneras de la novela policíaca, edición de Michael Sims

Autorea: juaninger

Detectivas victorianasDetectives victorianas: las pioneras de la novela policíaca / edición de Michael Sims
Siruela, 2018
329 orrialde, 29,95 €, e-book 11,99 €
ISBN 9788417308001

Post hau gaztelaniaz dago.

Cualquier aficionado a las novelas policíacas puede -o debe- ser capaz de citar de corrido detectives o jefas de policia o investigadoras.. No les serán ajenas una forense como Kay Scarpetta o Kinsey Millhone, la audaz investigadora privada de California… o las figuras del crimen patrio como Petra Delicado, la jueza De Marco o la número de la guardia civil Chamorro.
Y haciendo un esfuerzo también podemos rebuscar un poco más y reencontrarnos -cómo no- con Miss Marple o la mismísima Jessica Fletcher.

Este pequeño ejercicio de memoria cumple dos objetivos: uno, darnos cuenta que el genero masculino sigue siendo notoriamente más abundante en este campo; y en segundo lugar preguntarnos dónde está el germen de este fenómeno. ¿Cuándo hizo su aparición la primera dama del crimen?¿En qué contexto?¿Con qué finalidad?

Michael Sims reúne en esta antología a las pioneras de la novela policíaca con 11 misterios a resolver.
Sin embargo estos casos no tienen nada de excepcional en sí mismos -falsos suicidios, robos en lugares inaccesibles, usurpación de personalidad..-, no ofrecen nada diferente a lo que más o menos es habitual en el género.
Lo que los hace únicos es que muestran el nacimiento de un fenómeno nuevo: las mujeres -lo que en la era victoriana se denominaba nueva mujer- no sólo andan en bicicleta, conducen automóviles y gozan de cierta independencia, también persiguen el crimen.
Ya en 1864 tenemos noticia de la señora Paschal, que ayuda a la Policía Metropolitana de Londres a resolver el caso de la condesa misteriosa.
La astuta y valerosa Loveday Brooke, respetada investigadora profesional, nace de la imaginación de una de las primeras mujeres dedicada al noir, Catherine L. Pirkis… Y es que los editores empezaron a vislumbrar al público femenino como mercado especifico…con poder adquisitivo.

Pero ¿cuál es el perfil de nuestras sabuesas? Mujeres que por el hecho de serlo facilitan un conocimiento más amplio -se relacionan más fácilmente con otras de su mismo sexo, con el personal de servicio.. son más inquisitivas y parecen menos peligrosas- , pasando más desapercibidas.
Respecto a qué las lleva a acercarse a esos menesteres tan masculinos, la “trasgresión” se produce por un motivo socialmente aceptable: o bien son viudas y deben ganarse el sustento o bien tienen algún problema familiar al que deben responder económicamente.

Los diferentes autores -que corresponden a ambos sexos- las dibujan marcadas por su época -la victoriana- muy rígida en costumbres pero ayudadas por la eclosión de los avances tecnológicos: las bicicletas, los transportes públicos, un vestuario más acorde con una vida activa…

Realmente se pasa un buen rato acompañando a la detective Amelia Butterworth (1890), a la rica neoyorkina Violet Strange (1915) o a las realmente modernas (1900) Dorcas Dene , Dora Myrl y Madelyn Mack una suerte de Sherlock Holmes: artistas del disfraz, detectives profesionales remuneradas, con conocimientos de criminalística e incluso con despacho propio…no en vano son publicitadas como las “Holmes con enaguas”.

Una lectura muy fresca y divertida, muy dinámica, reflejo de los esfuerzos de las mujeres en luchar por ocupar nuevos espacios en la sociedad de su tiempo. Sí, porque los tiempos estaban cambiando..y mucho.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude