15

maiatza / 2018

No mires ahora y otros relatos, Daphne Du Maurier

Autorea: juaninger

No mires ahora y otros relatos, Daphe du MaurierNo mires ahora y otros relatos Daphne Du Maurier
La biblioteca de Carfax, 2018
247 páginas,  22 €
ISBN 9788494668265

Post hau gaztelaniaz dago.

Alegra mucho el dar la bienvenida a una nueva editorial, La biblioteca de Carfax, sobre todo cuando va a dedicarse al ámbito del terror, lo gótico, lo misterioso.
De hecho, No mires ahora y otros relatos, es prueba de ello: 5 relatos estupendos que nos acercan al miedo, a la duda y cuyos personajes se enfrentan a situaciones que ponen a prueba su claridad mental y su temple.

Un matrimonio de turismo en Venecia ve su destino marcado por una visión en No mires ahora; una mujer absorbente sigue atormentando a su marido desde su tumba en El manzano; asesinatos, tesoros, persecuciones.. marcan No después de medianoche; el calor de un día de verano y las fantasías más increíbles envuelven El estanque; y por ultimo, en Las lentes azules, el fin de la ceguera implica un cambio radical en su protagonista..
¿Qué es real?¿Qué ficción?¿Es el mundo hostil o amigable?¿Podemos fiarnos de nuestros sentidos, de nuestros sentimientos?

La autora, Daphne du Maurier, lo hace con maestría. Nos introduce en un juego donde se confunden lo real y lo imaginario. Donde las líneas que separan lo creíble de lo inverosímil son casi inexistentes.
Du Maurier nos empuja a sumergirnos en el espejo del miedo, de la incertidumbre, de la sospecha, de la crueldad.. del “no sé muy bien lo que está pasando pero esto no me está pasando a mi”.

Y lo hace francamente bien. No en balde varias de sus obras fueron adaptadas al cine: Rebeca -ay, esa impagable señora Danvers- (1940) o Los pájaros -o de como se vuelven locos y nos atacan sin piedad- (1963).
Recrea perfectamente esa sensación de vértigo que producen la sinrazon, el miedo a que eso que nos causa pánico se haga presente, el horror de ver hechas realidad nuestras peores pesadillas.Y lo hace así desde el conocimiento propio.

Pasárselo bien es poco. Yo personalmente me lo he pasado de miedo.
Nunca volveré a mirar con simpatía a una figura pequeña con su cabeza cubierta con una capucha puntiaguda de color rojo..

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude