28

Eka / 2018

La novia gitana, Carmen Mola

Autorea: juaninger

La novia gitana, Carmen MolaLa novia gitana, Carmen Mola
Alfaguara, 2018
403 páginas, 19,90 €, e-book 9,49 €
ISBN 9788420433189

Post hau gaztelaniaz dago.

Estamos de suerte, La novia gitana es un fantástico 3×1.
Me explico. Uno: es una ópera prima, o sea tiene el aliciente de lo novedoso. Dos: es una oportunidad de añadir una nueva inspectora a nuestros sabuesos favoritos; y tres: la autora se esconde tras un seudónimo –Carmen Mola– sumando puntos a nuestra curiosidad.
Un 3×1 que se despliega a lo largo de 403 páginas que conectan con el lector a la primera y lo retienen y lo enganchan hasta la última línea.

La novia gitana es la asesinada. Doblemente asesinada: es la copia más joven de Lara Macaya, su hermana, que sufrió idéntica suerte hace siete años.
¿Un asesino en serie que elige jóvenes gitanas casaderas que además son hermanas? ¿Racismo? ¿Asesinato machista? ¿Ajuste de cuentas entre clanes gitanos? ¿Celos paternos?…
La inspectora Elena Blanco dirige el BAC -que no es la Biblioteca de Autores Cristianos sino la Brigada de Análisis de Casos- secundada por un equipo en plan CSI y que de entrada puede resultar entre peliculero y políticamente correcto.
Sin embargo, por ello o a pesar de ello, conforman un plantel que da mucho juego. Como muestra, la reina de la informática, una crack que frisa los sesenta.

Y, qué decir de la inspectora … de casa bien, no necesita trabajar para vivir, se mueve en el filo y necesita emociones fuertes para funcionar: grappa a saco, marihuana, sexo sin complicaciones … y el karaoke. ¡Ay, el karaoke, cómo le relaja marcarse canciones de la gran Mina Mazzini! …  Así logra funcionar, intentando anestesiar el drama -que por supuesto no voy a revelar-, que marca su vida.

Las difuntas y su entorno familiar, el atroz modus operandi del homicida, un condenado que se dice inocente, un policía con alzheimer que llevó la primera investigación, los conflictos en la propia jefatura … se integran a la perfección dando lugar a una novela rotunda, que toca muchos y variados palos. Y los toca fetén.

Esperemos que la inspectora Blanco salga del karaoke con las pilas puestas y se enrede en un nuevo caso, tal vez siguiendo a la Red Púrpura … y acallando con ello a sus propios demonios.

 

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude