29

Jun / 2017

Bibliotecas inverosímiles, bibliotecas especiales, bibliotecas móviles : un recorrido visual

Autor: arantza

Bibliotecas extrañas-holandés

Improbable librariesEs tiempo de viajes, de descanso, empieza el verano. Cuando estuve en Leeuwarden, hace un año, compré en holandés el libro de Alex Johnson, titulado “Buitengewone bibliotheken”. Por supuesto no entendía el significado de la palabra “Buitengewone” pero si la palabra “Bibliotheken”. La foto de la cubierta del libro era un bibliobus. Al hojear las páginas, me encuentro con un libro lleno de fotografías de bibliotecas, curiosas, divertidas, especiales, poco frecuentes… No pude resistirme y lo compré.

Hace poco en Amazon encontré la versión en inglés del mismo libro con el título “Improbable libraries : a visual journey to the world,s most unusual libraries “que he traducido como “Bibliotecas inverosímiles : un recorrido visual por las bibliotecas menos comunes del mundo”. La cubierta del libro en inglés es distinta a la del libro holandés. Está editado por la Universidad de Chicago en el año 2015. La dedicatoria del libro dice así “Para mi madre y mi padre, para Wilma, Thomas, Edward y Robert con los que he compartido mucho tiempo feliz en las bibliotecas de todo el mundo, durante más de 45 años”

El autor Alex Johnson es hijo de bibliotecarios.   Es periodista inglés y trabaja en el periódico “The Independent”. También es consultor editorial. Tiene un blog sobre estanterías de libros, que he empezado a seguir. Publicó hace poco en la editorial Thames & Hudson, el libro titulado “Bokkshelf” Esta es la dirección del blog por si sois también amantes de las estanterías de libros. http://www.onthebookshelf.co.uk/p/shedworking.html

En la actualidad Alex Johnson vive en St Albans, Hertfordshire, con su mujer y sus tres hijos

¿De qué trata el libro?

“¿Tu biblioteca llega a tu casa en un elefante?¿Acaso tu biblioteca flota en el río? ¿Puede estar tu biblioteca en una cabina de teléfonos inglesa?¿Puede estar en la estación de tren, en el aeropuerto, en el parque, en un jardín, en la playa, en el hotel…?”

Bibliotecas inverosímiles recrea la revolución de las bibliotecas públicas en un intento de hacer llegar los libros a cualquier espacio. La ayuda de arquitectos, ingenieros, diseñadores en la disposición del espacio y en la creación de estanterías especiales hacen que además de salir de las paredes de la biblioteca, transforman el espacio biblioteca.

Este mundo de bibliotecas especiales rompe con las normas del préstamo, apuesta por la honestidad de los usuarios. Los libros se pueden llevar en préstamo sin necesidad de que el usuario esté registrado en una base de datos. Volvemos en muchos casos a un simbólico préstamo manual y a poner de verdad al usuario en el centro de la actividad. Nos fiamos de él, nos devolverá el libro. Le decimos coge el libo, devuelve el libro.

La mayoría de las bibliotecas de este libro pone también “al bibliotecario” en el centro del servicio. Es un bibliotecario vocacional. Cree en el servicio que presta. Le encanta estar entre libros. Y comprende al usuario. En algunas de estas bibliotecas la labor del voluntariado es fundamental, por ejemplo en la conocida “Story Tower” construida por estudiantes de diseño de Latvian en Finlandia. Esta “Torre de las historias” remplazó durante un tiempo a la biblioteca pública cerrada por obras.

Estructura del libro

El libro se divide en siete capítulos. Además contiene, una pequeña introducción, una buena bibliografía, la biografía del autor y las referencias a las 240 fotografías que hacen que el recorrido entre bibliotecas sea visual.   El autor ha clasificado las bibliotecas por sus características y éstas dan nombre a cada capítulo.

Bibliotecas en movimiento, “Libraries on the move. En el siglo XXI pasamos mucho tiempo viajando en tren, en avión, en automóvil. Por eso han surgido bibliotecas en estos lugares. En este capítulo aparecen las bibliotecas de los aeropuertos, la preciosa biblioteca del aeropuerto de Schiphol en Amsterdam. Las bibliotecas del metro de Madrid y Santiago (no se si con la crisis cerraron). El bibliotren que se puso en funcionamiento en la línea de Cataluña, Madrid; El biblio Taxi de Sao Paulo, y algunas bibliotecas de hoteles lujosos como la Biblioteca de Koh Samui en Tailandia. Que tiene nada menos que 1.300 volúmenes. Se pueden comprar los libros y o llevarlos en préstamo.

El segundo capítulo se titula “Bibliotecas salvajes “o “Animal Libraries. Perdonad las traducciones.

Podemos creer que los bibliobuses son la única solución para llevar libros a zonas recónditas. Pero a veces cuando no hay carretera, entonces se utilizan animales para llevar libros. El biblioburro es la solución para poder llegar a muchos pueblos de Colombia. Las bibliomulas son necesarias para llegar a las comunidades rurales de Venezuela. En Mongolia para poder llegar a las comunidades nómadas del desierto de Gobi, se utiliza el camello. En Etiopía se utilizan los caballos. En Laos podéis encontrar al elefante que lleva los libros a los pueblos rurales. En muchas de estas zonas recónditas a lo largo de todo el mundo, el caballo, los burros, las mulas, los elefantes o camellos son preferidos como medio de transporte por los bibliotecarios antes que los medios mecánicos.

El tercer capítulo está dedicado a las “Minúsculas bibliotecas” o “Tiny libraries”. Este capítulo recopila las bibliotecas de las cabinas de teléfonos, de los kioskos experimentales, de los frigoríficos, de pequeñas bibliotecas libres que se llaman así “Free libraries”. En estas Free libraries el lema es “coge un libro, devuelve el libro”. Las cabinas de teléfono inglesas, fueron puestas en venta por British Telecom por una libra esterlina y se animaba a que el espacio se convirtiera en algo útil. Muchas de ellas se convirtieron en bibliotecas libres.

El año pasado, año de la capitalidad cultural de mi ciudad, tuvimos una iniciativa conocida como “ Book Box” reflejo de esta filosofía “coge un libro” devuelve un libro. Uno de estos “Book box” que traduzco “Caja de libros” está situado en el centro cultural de Intxaurrondo. Se inauguró el 27 de enero y se recogen libros, periódicos. Esta iniciativa tiene como objeto la sostenibilidad, y el fomento de la lectura. Otra de estas estanterías de libros móviles está en Tabakalera.. Mi compañera bibliotecaria Isabel Vesga me dice que está funcionando muy bien. No ha habido colisión con el préstamo de libros habitual.

Estas iniciativas de “Free Little library” “pequeñas bibliotecas libres” se han extendido por Canada, Ghana, Pakistan, India y Países Bajos. Esta iniciativa no promueve sólo la lectura sino también la pertenencia a la comunidad. En estas bibliotecas minúsculas es muy importante el diseño de la estantería.

Bibliotecas grandes o “Big libraries” es el cuarto capítulo. En este capítulo se destacan algunas bibliotecas impresionantes por su innovación. La biblioteca de la Universidad de Aberdeen en Escocia, la biblioteca de Luckenwalde en Alemania en la que el edificio se concibió como un anexo a la estación de tren, la biblioteca del futuro en Corea del Sur, la Biblioteca de Birmingham conocida como Palatial Public library o la gigante decoración de la biblioteca de Kansas City que recrea los lomos de 22 títulos de libros propuestos por lectores locales.

No podían faltar las bibliotecas de casa o Home libraries. En realidad las bibliotecas más personales son las que tenemos en casa. Hace poco leí una cita literaria en la que se aconsejaba desconfiar de las personas que no tenían libros en su casa. Las casas y las bibliotecas que aparecen en el libro, te ponen los dientes largos de envidia.

El sexto capítulo está dedicado a las Bibliotecas móviles o Mobile libraries. Son muy curiosas las fotografías de bibliotecas en botes, y barcos. Menos novedosas las bibliotecas en bicis, y espectacular el bibliobús de Ciudad de México. No faltan las bibliotecas de playa, como la de famosa biblioteca de la playa de Metzitzim en Tel Aviv, abierta en el año 2013.

El séptimo y último capítulo lo ha titulado el autor como “not libraries” “no bibliotecas”. Principalmente las bibliotecas de los bares, o de los pubs.

Como he dicho en la introducción todas estas bibliotecas responden a un intento de llevar el libro allí dónde el ciudadano se encuentre, y a romper con la rigidez de las normas de préstamo. ¿Seremos capaces en mi ciudad de respetar un sistema de devolución de libros sin que medie el carné de biblioteca ? El tiempo lo dirá.

Me encanta este libro. Os lo recomiendo.

2 comments

  1. Muchas gracias por un artículo tan amable sobre mi libro – solía vivir y trabajar en España (en Madrid, mi esposa nació y creció en España) pero lamentablemente no hay traducción al español. Tengo un nuevo libro que se publicará el próximo año sobre las pueblos del libro que cuenta con varios lugares en España.
    Saludos,
    Alex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *