26

Mar / 2018

Biblioterapia, ¿son los libros capaces de curar males?

Autor: arantza

Libros que curan

La biblioterapia no es una ciencia, pero todos podemos afirmar que los libros, en concreto, las novelas nos pueden ayudar a atravesar momentos difíciles.

El término biblioterapia existe, no es un invento moderno, ya desde la antigüedad se creía en el poder curativo de la literatura.

Katherine Lui Gómez Mujica licenciada en Bibliotecología por la Universidad Central de Venezuela, nos acerca en este libro de biblioterapia, a las definiciones, al recorrido histórico, a los tipos de biblioterapia que se pueden realizar. Aborda el tema de los profesionales que la practican, desde psicólogos, psiquiatras y bibliotecólogos o bibliotecarios.

El término bibliotecología como sabéis se utiliza en América del Sur, en España utilizamos biblioteconomía. Ambos conceptos muy extraños para un público que sabe poco de la ciencia y el estudio de las bibliotecas. En realidad la autora nos habla de la biblioterapia como práctica profesional del bibliotecólogo, por eso el libro está dedicado preferentemente a los profesionales de las bibliotecas.

Es un estudio muy interesante sobre la biblioterapia y me ha sorprendido el hecho de que muchas de las afirmaciones que se vierten se basen en experiencias concretas de los años sesenta en hospitales de Estados Unidos. En concreto en la biblioteca del Agnews State del Hospital de San José, California.

En este hospital se trabajaba la curación de dolencias físicas a través de libros. El equipo sanador contaba con un biblioterapeuta o psiquiatra junto con el bibliotecólogo como la persona que analiza el material, las lecturas para las sesiones de grupo. El proyecto tuvo mucha aceptación y se mantiene.

Cualquiera no puede dedicarse a la biblioterapia. Es fundamental reconocer la formación específica del biblioterapeuta y la del bibliotecólogo. Ambos deben ser capaces de evaluar la capacidad lectora del paciente, seleccionar la literatura adecuada, utilizar técnicas proyectivas para estimular las discusiones del grupo. Es necesario un equipo de profesionales que trabajen conjuntamente. Desconozco si en hospitales de Euskadi se trabaja algo de biblioterapia.

Para los incrédulos, ya he dicho que no es un invento moderno. Quiero apuntar que en Egipto, las bibliotecas se localizaban en templos que se llamaban “Casas de Vida” centros de conocimiento y de espiritualidad.

Para los romanos se asoció la lectura con el tratamiento médico, y los griegos consideraban las bibliotecas como medicina del alma.

En la Edad Media, la lectura de textos sagrados en el transcurso de una operación era algo habitual. No creáis que sólo se leía la Biblia, también las epopeyas, o tragedias que cumplían fines terapéuticos.

También en el siglo XIX en los hospitales psiquiátricos se utilizaba. Benjamin Rush en el año 1802 fue el primer investigador norteamericano en recomendar la lectura a los pacientes de modo general y además recomendó la biblioterapia a personas con conflictos internos, depresión, miedos, fobias y a los ancianos en general.

En Estados Unidos muchos autores continúan estudiando sobre la biblioterapia: Caroline Schrodes, Esther A. Hartman, Mary Jane Ryan entre otras.

¿Cómo podemos definir de forma sencilla la biblioterapia? Biblioterapia es:” La utilización de libros y otros materiales en un programa de lectura dirigida, prescrita como terapia auxiliar en el tratamiento de desórdenes mentales y o emocionales y ayudar a corregir los desajustes sociales”

Según Caldin, C.F. otro teórico,”la biblioterapia es una herramienta útil en la lucha contra las tensiones de la vida cotidiana y actúa como pacificadora de las emociones al realizar la catarsis para el disfrute de las necesidades literarias y estéticas de los seres humanos”

Para Fontanelle, M.F.” la biblioterapia es el uso de materiales de lectura como auxilio terapéutico en la medicina y la psiquiatría y también ayuda en la solución de problemas de la lectura dirigida”

Para Bentes Pinto V. “Es una actividad terapéutica “

En todas las definiciones queda claro que los libros se pueden utilizar para sanar siempre que haya un psiquiatra que con la ayuda del bibliotecario, haga que la lectura libere la angustia, el dolor físico o psíquico.

No tenemos en nuestra red de bibliotecas de San Sebastián,  experiencia terapéutica, pero sabemos que por ejemplo los clubes de lectura, son en cierto modo, formas de socialización. Cada vez más, muchas personas mayores, (hoy en día jubilados de sesenta hay muchos) van a los clubes de lectura para no estar solas, para hacer amistades, para que las historias que leen les hagan olvidar los sinsabores de la vida cotidiana, para salir de casa, para encontrar otras personas, para aprender… Ciertamente algo de terapia ya hacemos.

La literatura nos transporta hacia otras vidas. La receta leer habitualmente, ganarás en salud, felicidad y aprenderás. Estas medicinas se encuentran por supuesto en las librerías y en las bibliotecas. La medicina puede ser en papel, o digital, o incluso en audiolibro.

No estamos hablando de libros de autoayuda, tan populares y tan exitosos. Hablamos de la capacidad sanadora de la ficción, de las novelas. A veces funciona el argumento, otras el ritmo de la prosa, en otras la admiración hacia el personaje principal. Siempre hay un libro que nos conmueve y emociona.

Este libro lo podéis consultar en la red de bibliotecas donostiarras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *