17

Abr / 2018

Remedios literarios : las medicinas de Ella Berthoud y Susan Elderkin

Autor:

Mi post o entrega del mes de marzo trataba sobre el concepto de biblioterapia, y ahora en abril os propongo a aquellos que creáis en los libros como terapia un vademecum de remedios literarios, novelas para curar vuestros males.

Estas medicinas son propuestas por las autoras Ella Berthoud y Susan Elderkin que estudiaron literatura en la Universidad de Cambridge. Ella Berthoud estudió además Bellas Artes y Susan Elderkin es además escritora, aunque sus novelas no se han traducido al castellano

Desde el año 2008 establecieron un servicio de recetas literarias en la londinense The School of life. Desde entonces prescriben libros a pacientes. Leen todos los libros, dicen que la vida es demasiado corta para leer malos libros.

Las dolencias aparecen en el libro Manual de remedios literarios : como curarnos con los libros” en forma de diccionario de la A a la Z. Hay índice de entradas de las dolencias y un índice de todas las obras citadas.

Me es imposible resumir este vademecun literario, pero tenía curiosidad por conocer como argumentan las autoras la selección de los libros.

Primero busqué los libros que recomiendan para levantar el ánimo, y la depresión.

Las autoras explican los diferentes grados de la depresión. Todos tenemos momentos de agotamiento, sensación de fracaso, tristeza, absurdo de la existencia, pero no es lo mismo que la depresión, la nube negra que se cierne sobre algunas personas sin aviso. Una enfermedad grave y difícil de tratar

Las novelas que se recomiendan para el desánimo son lecturas positivas, frescas , para ayudar a cambiar la percepción de las cosas. Nos proponen diez novelas para levantar el ánimo:

“La Tía Mame de Patrick Dennis ; Tomates verdes fritos de Fannie Flag ; La hija de Robert Poste de Stella Gibbons ; Todas las cosas brillantes y hermosas de James Herriott ; Fiebre en las gradas de Nick Hornby ; ¡Socorro soy padre! de Tony Parsons ; Absurdistán de Gary Shteyngart ; El mayor Pettigrew se enamora deHelen Simonson ; El castillo soñado de Dodie Smith , El gran día de la señorita Pettigrew de Winifred Watson.”

Casi todos ellos están en la red de bibliotecas de Donostia. Si os interesa alguno que no está lo pedís como desiderata. Sabéis que los compramos.

Si realmente se sufre depresión las autoras reconocen que la biblioterapia no es suficiente pero los libros pueden complementar el tratamiento médico. Recomiendan dos novelas muy conocidas: La Insoportable levedad del ser de Milan Kundera y la Campana de cristal de Silvia Plath. Las dos novelas tratan de personas que sufren depresión. La protagonista de la Insoportable levedad del ser, Teresa, es alguien a quién le pesa la vida. Se enamora de Tomás que ha decidido ser un soltero libertino. Teresa tocará fondo e incluso intentará suicidarse pero se sobrepone a su tristeza y sale victoriosa. Este libro está traducido al euskera bajo el título “Izatearen arintasun jasanezina”

Respecto a la Campana de Cristal de Silvia Plath, la autora no consiguió salir de la depresión se suicidó pero su personaje Esther Greenwood consigue abrirse paso a su tristeza. Dicen las autoras la voz de Esther es un gran consuelo para los depresivos. La ligereza de la prosa, la humanidad de Esther hacen aconsejable esta lectura.

¿Qué proponen para el dolor?

“El dolor cuando se padece llena toda tu vida.” No puedes olvidarte. Las autoras nos proponen la obra “Muerte de un apicultor de Lars Gustafsson. El personaje protagonista Lars Westin sufre de cáncer pero decide no ir al hospital para que le quiten el dolor, decide quedarse y vivir, dar largos paseos con su perro y aprender a convivir con el dolor. El arte de soportar el dolor según el autor es un arte como la música, la poesía. Las autoras dicen que si tenemos la desgracia de sufrir terribles dolores hagamos que el apicultor nos acompañe, culpar a otros del dolor no sirve de nada.

No creo que a mí me sirva la muerte de un apicultor pero lo voy a leer, ya que siempre aprenderé algo y por supuesto si el libro no es suficiente los fármacos ahí están.

Las autoras proponen para evadirse del dolor físico o del corazón otras diez novelas.

Hondo de Louis L´Amour ; La mandolina del capitán Corelli de Louis Bernieres ; El zoo de Jamrach de Carol Birch ; Los detectives salvajes de Roberto Bolaño ; Pasaje a la India de E.M. Forster ; En la corte del lobo de Hilary Mantel ; También las vaqueras sienten melancolía de Tom Robbins ; Una ciudad como Alice de Nevil Shute ; El mapa del amor de Ahdaf Soueif ; La historia de Edgar Sawtelle de David Wroblewski.

¿Qué proponen para el acoso? ¿Qué proponen para curar a los abusones?

Lo primero que hay que decir que nadie se considera abusón, pero en el trabajo, en el colegio ¿quién no ha sufrido por este tipo de personas? ¿quién no las sufre? Nos proponen para curar al abusón la novela titulada” Una muerte en la familia de James Agee”. Fue ganadora del Premio Pulitzer en 1958 y según las autoras una de las descripciones del acoso más conmovedoras que conocemos. Lo tenemos en la red de bibliotecas.

Para el acoso escolar nos recomienda dos novelas “Ojo de gato “de Margaret Atwood y Tomás Brown en la escuela de Thomas Hughes”. Las dos víctimas protagonistas de estos dos libros Elaine y Tom reaccionarán de forma muy diferente ante la situación de acoso. La primera con pasividad, la segunda reaccionará contra el abusón del colegio el horrible Flashman. Estas dos víctimas literarias dicen las autoras te darán ánimos, y al final sus experiencias les hacen fuertes.

Podría seguir así hablando de enfermedades y sus remedios, y no terminaría nunca. Pero en realidad este buen libro, editado por la magnífica editorial Siruela, te hace conocer más literatura, te hace ver como se argumenta para proponer una lectura para un momento anímico concreto. Para aquellos que hemos estudiado filología sabemos que el análisis del libro se hace desde muchos puntos de vista y cuanto mas desmenuces un libro más utilidad le buscarás.

Si quieres saber qué leer para el agotamiento, para el alcoholismo, cuando eres adolescente, cuando quieres salir del armario, cuando no puedes dormir… mira este libro. Si funciona bien, si no habrás conocido otro autor. Como dice Antonio Basanta “leer es conjurar el vacío de la nada”, el vacío de esta sociedad

Como las autoras son inglesas casi todos los libros prescritos son de literatura inglesa, pero no os preocupéis en mi siguiente entrega os hablaré  un poco de las propuestas curativas del libro “Libroterapia” : leer es vida de Jordi Nadal. La selección de Jordi Nadal es más universal.

Quizás habrá que escribir el libro de los remedios literarios de la literatura vasca. ¿quién se atreve?

 

 

26

Mar / 2018

Biblioterapia, ¿son los libros capaces de curar males?

Autor:

Libros que curan

La biblioterapia no es una ciencia, pero todos podemos afirmar que los libros, en concreto, las novelas nos pueden ayudar a atravesar momentos difíciles.

El término biblioterapia existe, no es un invento moderno, ya desde la antigüedad se creía en el poder curativo de la literatura.

Katherine Lui Gómez Mujica licenciada en Bibliotecología por la Universidad Central de Venezuela, nos acerca en este libro de biblioterapia, a las definiciones, al recorrido histórico, a los tipos de biblioterapia que se pueden realizar. Aborda el tema de los profesionales que la practican, desde psicólogos, psiquiatras y bibliotecólogos o bibliotecarios.

El término bibliotecología como sabéis se utiliza en América del Sur, en España utilizamos biblioteconomía. Ambos conceptos muy extraños para un público que sabe poco de la ciencia y el estudio de las bibliotecas. En realidad la autora nos habla de la biblioterapia como práctica profesional del bibliotecólogo, por eso el libro está dedicado preferentemente a los profesionales de las bibliotecas.

Es un estudio muy interesante sobre la biblioterapia y me ha sorprendido el hecho de que muchas de las afirmaciones que se vierten se basen en experiencias concretas de los años sesenta en hospitales de Estados Unidos. En concreto en la biblioteca del Agnews State del Hospital de San José, California.

En este hospital se trabajaba la curación de dolencias físicas a través de libros. El equipo sanador contaba con un biblioterapeuta o psiquiatra junto con el bibliotecólogo como la persona que analiza el material, las lecturas para las sesiones de grupo. El proyecto tuvo mucha aceptación y se mantiene.

Cualquiera no puede dedicarse a la biblioterapia. Es fundamental reconocer la formación específica del biblioterapeuta y la del bibliotecólogo. Ambos deben ser capaces de evaluar la capacidad lectora del paciente, seleccionar la literatura adecuada, utilizar técnicas proyectivas para estimular las discusiones del grupo. Es necesario un equipo de profesionales que trabajen conjuntamente. Desconozco si en hospitales de Euskadi se trabaja algo de biblioterapia.

Para los incrédulos, ya he dicho que no es un invento moderno. Quiero apuntar que en Egipto, las bibliotecas se localizaban en templos que se llamaban “Casas de Vida” centros de conocimiento y de espiritualidad.

Para los romanos se asoció la lectura con el tratamiento médico, y los griegos consideraban las bibliotecas como medicina del alma.

En la Edad Media, la lectura de textos sagrados en el transcurso de una operación era algo habitual. No creáis que sólo se leía la Biblia, también las epopeyas, o tragedias que cumplían fines terapéuticos.

También en el siglo XIX en los hospitales psiquiátricos se utilizaba. Benjamin Rush en el año 1802 fue el primer investigador norteamericano en recomendar la lectura a los pacientes de modo general y además recomendó la biblioterapia a personas con conflictos internos, depresión, miedos, fobias y a los ancianos en general.

En Estados Unidos muchos autores continúan estudiando sobre la biblioterapia: Caroline Schrodes, Esther A. Hartman, Mary Jane Ryan entre otras.

¿Cómo podemos definir de forma sencilla la biblioterapia? Biblioterapia es:” La utilización de libros y otros materiales en un programa de lectura dirigida, prescrita como terapia auxiliar en el tratamiento de desórdenes mentales y o emocionales y ayudar a corregir los desajustes sociales”

Según Caldin, C.F. otro teórico,”la biblioterapia es una herramienta útil en la lucha contra las tensiones de la vida cotidiana y actúa como pacificadora de las emociones al realizar la catarsis para el disfrute de las necesidades literarias y estéticas de los seres humanos”

Para Fontanelle, M.F.” la biblioterapia es el uso de materiales de lectura como auxilio terapéutico en la medicina y la psiquiatría y también ayuda en la solución de problemas de la lectura dirigida”

Para Bentes Pinto V. “Es una actividad terapéutica “

En todas las definiciones queda claro que los libros se pueden utilizar para sanar siempre que haya un psiquiatra que con la ayuda del bibliotecario, haga que la lectura libere la angustia, el dolor físico o psíquico.

No tenemos en nuestra red de bibliotecas de San Sebastián,  experiencia terapéutica, pero sabemos que por ejemplo los clubes de lectura, son en cierto modo, formas de socialización. Cada vez más, muchas personas mayores, (hoy en día jubilados de sesenta hay muchos) van a los clubes de lectura para no estar solas, para hacer amistades, para que las historias que leen les hagan olvidar los sinsabores de la vida cotidiana, para salir de casa, para encontrar otras personas, para aprender… Ciertamente algo de terapia ya hacemos.

La literatura nos transporta hacia otras vidas. La receta leer habitualmente, ganarás en salud, felicidad y aprenderás. Estas medicinas se encuentran por supuesto en las librerías y en las bibliotecas. La medicina puede ser en papel, o digital, o incluso en audiolibro.

No estamos hablando de libros de autoayuda, tan populares y tan exitosos. Hablamos de la capacidad sanadora de la ficción, de las novelas. A veces funciona el argumento, otras el ritmo de la prosa, en otras la admiración hacia el personaje principal. Siempre hay un libro que nos conmueve y emociona.

Este libro lo podéis consultar en la red de bibliotecas donostiarras.