28

Mar / 2014

Cine para mojarse: Festival de Derechos Humanos

Autorea: jmiguel

Sí, cine donde sus creadores se implican a fondo, y también donde cada espectador debemos adoptar qué postura tomar, pero que nunca sea la mera contemplación. El viernes 4 de abril arranca la duodécima edición del festival organizado conjuntamente por el área municipal de Derechos Humanos y Donostia Kultura. Una cita para cinéfilos, gentes inquietas, comprometidas, curiosos por temas o problemáticas concretas…La programación es rica y valgan aquí algunas pistas, más allá de todos los datos que ya pueden encontrar en la web oficial.
Vamos a empezar saboreando la buena noticia de tener un homenajeado este año como el marsellés Robert Guédiguian. Militante, primero, de su propia obra, y del compromiso con la clase trabajadora. Pero también podría ser un emblema de lo mejor de un cine europeo con identidad y coherencia a lo largo de toda su carrera. Me gustan muchas cosas de su cine: el equilibrio entre emoción y discurso (mitín, dirán algunos), la fidelidad a una cuadra de actores en prácticamente todas sus películas que provoca el placer del reencuentro con unos viejos amigos (aunque encarnen a diferentes personajes en cada una…¿o quizá no?), la continuidad en sus ideas, pese a los cambios políticos o sociales coyunturales, o la figura siempre central de esa mujer que suele encarnar Ariane Ascaride.
YouTube Preview Image

Guédiguian recibirá el premio antes de la película de inauguración del festival, Circles, pero gracias a Cine Europeo en Ruta el público va a tener ocasión de conocer una de sus cintas menos vistas en España, con un tono más de comedia, ¡Al ataque!, y, además, con tiempo para un debate con el propio cineasta.
Sigamos, clasificando por algún sitio, por avanzar, todo con propuestas que se van a poder ver por primera vez en Donostia o Euskal Herria, y algunas de ellas estrenos absolutos. Largometrajes de ficción los hay que conmoverán a la audiencia. La mencionada balcánica Circles es una historia de vidas cruzadas sobre víctimas de la guerra, narrada sin tremendismos, y apostando por la reconciliación y el perdón, sin rehuir sus dificultades.
Hay muchas mujeres directoras en este festival, y es algo que se nota especialmente en el cine social, y en el documental , frente a otros apartados del cine industrial o de entretenimiento (analícenlo ustedes como quieran, no es ahora el momento, pero es un hecho). Por ejemplo, la actriz Valeria Golino ha realizado su primer largo en torno a la eutanasia, Miel, con un excelente resultado, que para algún miembro del comité del festival es de sus películas favoritas.
El cine latinoamericano tiene su espacio con dos largos, que han pasado por el reciente Festival de Málaga. La argentina El bumbún toca a la vez muchas cuestiones, desde la identidad sexual a la miseria o el maltrato, con una buena combinación de momentos crudos y sensibles. Por otro lado, es una pena que hayamos tardado dos años en poder ver por fin Princesas Rojas, con la visión infantil de la lucha clandestina del sandinismo.
YouTube Preview Image
Viajando al norte, hay una buena muestra del cine indie estadounidense que yo recomendaría para espectadores adolescentes en Short Term 12, relaciones de monitores y tutelados de un centro de menores (premio del público en la Seminci de Valladolid 2013). También equilibrio de luminosidad y melodrama tiene la canadiense Gabrielle, sumándole elementos del lenguaje documental y gentes que se interpretan a sí mismas. Algo más oscura es The Selfish Giant, pero podría recoger una estela del retrato de la miseria que se remonta a Dickens, con unos impresionantes actores infantiles.
Nos falta otro veterano cineasta, Andrzej Wajda, toda una institución. Su biopic de Lech Walesa no es un documental, sino una ficcionalización de una de las personalidades políticas más atractivas del siglo XX, encarnada por una de las estrellas del cine y la tv polacos. Por último, la clausura del festival, Omar, es nada menos que la primera palestina en ser nominada al Oscar en la categoría de mejor película extranjera. Es una historia de amor y una película de acción con un inteligente uso de los espacios de los territorios ocupados, incluyendo el omnipresente muro.
Pasemos al apartado documental, donde nos topamos con los estrenos de dos cintas de temática cercana. Echevarriatik Etxeberriara , obra fin de curso de Escac, pone el foco en la izquierda abertzale ofreciendo polifonía de opiniones y vivencias, con un resultado que aporta debate y reflexión, y un pequeño giro a los trabajos que hemos podido ver hasta el momento sobre “lo nuestro”. Por su parte, Juanmi Gutiérrez es un guipuzcoano que periódicamente nos regala su trabajo directo y sincero sobre distintas cuestiones sociales, y con Ateak Zabalduz construye toda una crónica reciente de la okupación.
YouTube Preview Image
Hay un documental que basa su puesta en escena en una larga entrevista, apenas es un busto parlante. ¡Pero qué busto! Por lo que cuenta y por cómo lo cuenta, y sobre todo por quién es, Donald Rumsfeld, ex-secretario de Defensa de Bush y uno de los artífices de la guerra de Iraq. Errol Morris construye con The unknown known un trabajo absorbente, nos sea más o menos simpático el personaje, para cualquier apasionado por los entresijos, a menudo mezquinos, de la política internacional.
Que el cineasta profeta de la “nueva carne” David Cronenberg sea el narrador de un descenso al mundo del tráfico de órganos resulta casi un toque de humor negro para Tales from the organ trade, pero no hace más que aportar a un gran reportaje de investigación. El poder de las farmacéuticas (Fire in the blood) y las consecuencias de la manipulación genética (Tous Cobayes?), la lucha feminista contra Putin (Pussy Riot) o un más que cuestionable campo de rehabilitación para adolescentes chinos adictos a internet (Web Junkie) completan la sección oficial.
Pero no quiero terminar sin una mención a la cineasta española Isabel de Ocampo. Ya ha realizado diversos cortos de temática social, y la interesante ficción Evelyn, y podremos asistir el último día del festival al estreno en Donostia de su nuevo documental Piratas y Libélulas, sincero y sin moralinas. Les dejo con uno de sus cortometrajes, y les veo en el Teatro Victoria Eugenia o en cualquiera de los múltiples espacios del festival (salas de exposición, centros culturales…).
YouTube Preview Image