Festival de Artes Escénicas de Lima (FAEL)

Artikulu hau gazteleraz idatzita dago

Me acerqué a Lima con ganas y con el recuerdo de mi primera y única visita al Perú cuando tuve la oportunidad de visitar Arequipa con unos amigos. Desde la ciudad se observan una serie de volcanes como el Misti, Chachani y Pichu Pichu. Territorio accidentado porque está enclavado en plena Cordillera de los Andes. La lava volcánica cubre grandes extensiones de su geografía. Ciudad indígena y maravillosa con un casco histórico declarado por la UNESCO como “Patrimonio Cultural de la Humanidad” , acaso por la importancia de la escuela estilística propia denominada “Escuela arequipeña”. En aquella ocasión estuve en Lima unas horas, lo justo para una comida en su bahía y tomar un avión de vuelta a casa.

En esta ocasión, gracias a la organización del Festival de Artes Escénicas de Lima (FAEL) tengo la oportunidad de acercarme de nuevo al Perú, esta vez, a su capital con la intención de conocer la realidad del teatro y de la danza peruana. Ya tuvimos la oportunidad en San Sebastián, en el marco de dFERIA 2009 de disfrutar del espectáculo Paso Doble, autoría, coreografía e interpretación de Mirella Carbone. Paso Doble trataba sobre el doble discurso, la doble moral, la lucha interna del conflicto constante y la terrible urgencia de mostrarse tal cual uno es. Mirella Carbone es actriz, bailarina y coreógrafa. Una de las principales figuras de la danza, lleva más de cincuenta años dedicada, en cuerpo y alma, a las artes escénicas. Participó en El baile, presentado en el marco de este festival limeño que nos ocupa. El Baile trata sobre la vanalidad humana. Una madre maltratadora de su hija y de su entorno en general, después de hacer fortuna, cree llegar a la culminación de su vida personal y social cuando organiza un baile al que espera acuda toda la alta sociedad parisina. En ello, pone todo su afán y energía. Y este mismo baile será su ocaso. La hipocresía, la vanalidad, la superficialidad, el despotismo, la doble moral y la ignorancia son aspectos que van saliendo a lo largo de toda la pieza tamizados con un humor absurdo y ácido como engranaje dramatúrgico que va planeando de escena en escena. Es una crítica al vivir de las apariencias, una crítica a cómo queremos parecer lo que no somos y cómo valorizarnos por la aceptación o no de los demás sin prestar atención o despreciando la propia esencia que nos define. El baile es un espejo que refleja lo ridículo y patético que resulta alguno de los comportamientos humanos.

Otro espectáculo muy interesante fue La eternidad en sus ojos, dirigido por Oscar Carrillo. Nina es una mujer jubilada que vive sola. Un día, llega Claudio a buscarla; él es hijo de Alejandro, con quién tuvo una relación hace varios años. Claudio le comunica que su padre ha muerto. Nina empieza a recordar por lo que nos trasladamos a 1978. Paralelamente se empieza a desgranar una historia de amor en una relación desequilibrada en la que Nina era mayor que el padre de Claudio. Dos actores simultanean el momento real con el tiempo pasado. Vamos descubriendo como lo que comenzó como una vanalidad fue transformándose en una amor profundo aunque continuó siendo desequilibrado y difícil, más por parte de Nina que del amante. Interesa el planteamiento porque es distinto y porque discurre además por territorios movedizos.

P.A.T.R.I.A., creación colectiva realiza un repaso de la problemática política y social peruana en una puesta en escena en arena y con una intencionalidad crítica que permite situar al foráneo en algunas de las cuestiones que preocupan en el Perú. Trabajo colectivo muy interesante nacido desde la profundidad de las experiencias personales de sus integrantes.

Además de la programación de espectáculos del Perú se pudo disfrutar de espectáculos provenientes de Estados Unidos, Argentina, Bélgica, Australia, Bolivia, España, Chile, Inglaterra y Colombia. Me alegré de la presencia de Hamlet de los Andes de Teatro de los andes (Bolivia) o de La omisión de la Familia Coleman de Timbre 4 (Argentina), por citar algún ejemplo. No nos queremos olvidar de otros espectáculos peruanos como Halcón de Oro de Q’Orihuaman o Caminos de Puckllay o del Proyecto empleadas…

El FAEL está organizado por la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Lima bajo la dirección de Marisol Palacios. Su finalidad es consolidar un festival de ámbito internacional en la ciudad de Lima, festival que además sirva de escaparate a la creación peruana tanto en teatro como en danza. Han contado con ocho sedes como el Teatro Municipal de Lima, la Plazuela de las Artes, la casa Brescia o el Auditoria AFP Integra-MALI, entre otros.

El FAEL ha organizado además interesantes actividades formativas y divulgativas: coloquios, rueda de negocios y un apoyo para la internacionalización del teatro peruano. Entre 50 proyectos fueron seleccionados 12 y con ellos se trabajará con invitados internacionales para promover vías de internacionalización y de apertura de mercados. El FAEL está articulando una manera de apoyar proyectos creativos concretos partiendo de un corpus de 25 proyectos.

Pero el festival es también algo que trasciende las artes escénicas en el sentido de que se esta erigiendo en el motor de la recuperación del Centro histórico de Lima. Plagado de cientos de imprentas artesanales y pequeños negocios se fue convirtiendo en una zona conflictiva por la peligrosidad y la inseguridad en sus calles. La ciudadanía limeña lo fue abandonando. El FAEL colabora en la recuperación de esta zona. La Municipalidad apuesta por la Cultura como un factor para la regeneración desde el propio festival en primera instancia y también a lo largo de todo el año desde el Teatro Municipal de Lima. Están restaurando nuevos espacios y es prácticamente inminente la apertura de otro nuevo teatro en el Casco histórico. Además se están impulsando servicios para la ciudadanía, se está regenerando el urbanismo, apoyando a los colectivos sociales y al comercio. Se ha mejorado en seguridad. Se está notando cómo el Centro histórico, en el que habita un 0,5% de la población de la ciudad, está volviendo a ser un corazón y un lugar de referencia en Lima tanto para los limeños como para los visitantes.

El FAEL ha permitido realizar un repaso muy interesante sobre el momento creativo que se vive en el Perú en estos momentos. Los resultados obtenidos nos reafirman en la idea de que la Cultura, las Artes escénicas además del intangible que aportan al ser humano, pueden erigirse en un factor determinante en la habitabilidad de las ciudades.

Artículo publicado en el número 195 de la Revista ARTEZ en la página 90

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.