dFERIA: día a día (el lunes calentando motores)

Apunte hau gazteleraz idatzita dago

No realizaremos un recorrido cronológico, ni nos fijaremos en detalles de cada espectáculo. Para ello, está la información más detallada en la Página Web de dFERIA. La intención es dar unas pinceladas o pistas personales día a día. Cada cual tendrá que hacerse su recorrido particular, salvo que quiera disfrutar de todas las propuestas programadas en esta intensa vigésima edición. Espero les guste, que lo disfruten y si no es así toda aportación será bienvenida.


Comienza dFERIA con Hautsa. Collage de momentos escénicos se entremezclan y se apoyan para dar vida a esta pieza poética y sensorial. Colectivo joven proveniente de Vitoria/Gasteiz. Aprovecharemos el excelente momento creativo del coreógrafo donostiarra, Asier Zabaleta, esta vez, en una propuesta dirigida a los más pequeños Madifathinka. Théret en Hiru zitroin lur hotzean propone una escritura coreográfica minimalista para una danza basada tanto en la intensidad de lo ínfimo, como de lo íntimo.

En lo referente al teatro, iremos calentando motores con tres propuestas. Garbi Losada y Dora Salazar, dos mujeres, codo a codo plantean un repaso de la vida y de la muerte de una mujer ante su velatorio. Y la memoria. El amor después del amor, espectáculo basado en el universo artístico de la propia Dora Salazar. En Casa de Muñecas, desde Valencia, nos presentan este Ibsen de una contemporaneidad absoluta. Nora es un puro grito al inconformismo. Su portazo final suscita anhelo revolucionario más allá del propio escenario, y lo hace en uno de los finales más hermosos jamás escrito en una pieza teatral. Para finalizar este primer día, nos encontraremos con una de las propuestas más sorprendentes, Lo único que necesita una gran actriz, es una gran obra y las ganas de triunfar, desde México, VACA 35 parte de Las Criadas de Genet, busca indagar, a través del teatro, como salida que nos aleje de la devastación, de los esterotipos sociales y de la marginación. Aquí finalizamos este primer día y a reponer fuerzas.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko.