19

Abe / 2012

Pretoriano, Simon Scarrow

Autorea: juaninger

Simon Scarrow
Pretoriano
Edhasa, 2012
573 orrialde. 27 €
ISBN 9788435062534

 

Post hau gaztelaniaz jaso da.

 

La Roma del Emperador Claudio, una conspiración para matarlo, las intrigas de la guardia pretoriana, una historia de amor imposible… aderezado con un excelente –que no pesado- trabajo de documentación  y las dosis de acción necesarias para no querer abandonar la lectura, conforman la última entrega de la serie de Quinto Licinio Cato, Pretoriano.

Nuestra pareja de protagonistas, Macro y Cato, aparecen en estado puro:
Macro el legionario forjado en mil batallas, jaranero y que no hace ascos a ninguna pelea. Cato el joven que desde la nada fue ascendiendo en la legión. Inteligente, con formación, valiente, fue “adoptado” por Macro a su llegada a la milicia. Entre ambos hay una gran amistad nacida de las penalidades pasadas en combate.
Esta es la aventura numero 11 de la serie de Quinto Licinio Cato, y los personajes aparecen más “hechos” que nunca, brindándonos momentos de mucha acción y otros más melancólicos (el amor de Cato por Julia Sempronia, de una clase superior e inalcanzable para él, que, a nuestro juicio, merecería mayor protagonismo en la novela).
Será Narciso –su más cerril enemigo- quien, con la promesa de un ascenso social para Cato y echando mano del juramento sagrado de los legionarios de salvaguardar al emperador, les haga infiltrarse en el grupo de conspiradores.
Así, seguiremos a la pareja en su estancia en Roma en el seno de los pretorianos –guardia de élite personal del emperador- donde deberán mezclarse con los mismos y dar con los cabecillas del posible magnicidio.

El autor, Simon Scarrow, nos presenta una nueva novela de la serie, muy bien ambientada,  cuidando los detalles históricos y en gran medida también los costumbristas, que, sin intenciones didácticas, consigue que nos interesemos por la historia de Roma y los romanos, que no es poco.
De su mano conoceremos el interior de la ciudad –las cloacas, la Suburra..-, sus problemas  -de abastecimiento, sanitarios..-, las miserias de una población que pasa hambre mientras el emperador celebra los juegos, la dura vida de los legionarios, los reglamentos del ejército romano, las diferentes clases sociales, las luchas por el poder…

De todas maneras, me parece que el que se desarrolle en Roma le quita la brillantez de las batallas con pictos, britanos… o sea que si no son de tu agrado las intrigas palaciegas es mejor que selecciones otra aventura de nuestros romanos favoritos.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude