12

Ots / 2015

El conde negro: gloria, revolución, traición y el verdadero conde de Montecristo

Autorea: rubenvidal

Maquetación 1El conde negro: gloria, revolución, traición y el verdadero conde de Montecristo. Tom Reiss. Anagrama, 2014. 590 páginas, 27,90€.  ISBN 9788433907967

Post hau gaztelaniaz dago

Puedo decir y digo sin empacho alguno que El conde de Montecristo es una de las mejores novelas de la Historia de la Humanidad. Alguno me argüirá que si García Márquez, que si Tolstoi, que si James Joyce, que si el Arcipreste de Hita. Lo que queráis. No voy a entrar ahora en el debate sobre sus cualidades literarias que, como mínimo, es una: la de ser endiabladamente entretenida. Pero sabed que pienso batirme en duelo con todo aquel que me lleve la contraria.

Mucho se ha escrito sobre si Dumas se inspiró en un caso real sucedido durante su época. Bueno, pues ahora resulta que viene Tom Reiss y nos dice a la cara que la verdadera inspiración de Dumas para poner negro sobre blanco las injusticias cometidas sobre Edmond Dantès (y alguna que otra peripecia de D’Artagnan) fue, ni más ni menos, que ¡la vida de su propio padre! No me podéis negar que la curiosidad es máxima. Si tuvisteis el inmenso placer de devorar la inmortal obra, ahora podréis disfrutar de este interesante relato biográfico que os hará revivir algunos de sus mejores pasajes. No sólo eso, también os sumergirá de lleno en un período histórico apasionante: el de la Revolución Francesa. Y eso, amigos, es caviar del Caspio.

Tradicionalmente siempre se ha hablado de Dumas padre, o de Dumas hijo (el de La dama de la camelias) o, como mucho, de “colaboradores” como Auguste Maquet (el “negro” literario del primero). Pero poco o nada se sabía de Dumas abuelo y mucho menos que fuera un héroe de guerra durante las contiendas revolucionarias. Pero sus proezas, con ser ya de por sí atractivas, llaman aún más la atención al saber que nuestro protagonista era de color. De color negro me refiero. Sí señor, negro de Haití, ni más ni menos. Y además perteneciente a la aristocracia francesa. La misma que luego se las vería y desearía en la época del Terror. ¿Que cómo se come eso? La respuesta en el libro está.

Que levante la mano quien supiera que un señor negro tuvo un papel estelar en la emancipación de los franceses, de los europeos y, si me apuran, de los esclavos americanos. Bueno pues, en este libro se nos relata todo eso y, de bonus track, cómo cien años antes de que Lincoln aboliera la esclavitud en los EEUU los revolucionarios franceses ya habían hecho sus pinitos en el tema (pero como no hay película, nosotros sin saberlo). Y Dumas abuelo, no contento con ello, se embarcó junto a Napoleón en la famosa aventura de Egipto, donde, a las puertas de El Cairo, se lió a mandoblazos a diestro y siniestro y no dejó mameluco con cabeza, contribuyendo decisivamente a engrandecer la leyenda del futuro emperador. Eso sí, luego el enano corso no es que se lo agradeciera con todos los honores precisamente. Pero leed, leed y sabréis. Yo ya me callo que bastante spoiler he soltado.

2 comments

  1. Efectivamente es un pack muy completo. ¿Pista?: fue Haiti la primera isla emancipada y revolucionaria del Caribe de la mano (y espada) de Toussaint L’Ouverture (hombre culto, guerrero y negro). Recomiendo el libro Haiti ¿para que? de Paul Farmer con colaboracion de Noam Chomsky. Haiti, como Teruel, tambien existe.

  2. Pues ya que me tiráis de la lengua, también hay otro libro que habla del tema: “Los Jacobinos negros : Toussaint L’Ouverture y la Revolución de Haití” de C.L.R. James (http://katalogoa.donostiakultura.com/Record/47359).
    En “El conde negro” se dedican bastantes páginas al tema de la abolición, en Francia y en las colonias, pero sobre todo es curiosa la postura que adoptó Napoleón una vez tomado el poder. Ahí lo dejo caer.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude