09

Mar / 2015

Crímenes que no olvidaré, Alicia Giménez-Bartlett

Autorea: juaninger

Crímenes que no olvidaré, Alicia Gimenez-BartlettCrímenes que no olvidaré, Alicia Giménez-Bartlett
Destino, 2015
363 orrialde 17,58 €
ISBN 9788423348831

Post hau gaztelaniaz idatzi da.

Petra Delicado es “lo más” en “detectivas” : aguerrida, feminista, sin pelos en la lengua, sagaz… Una señora que intenta llegar a la verdad con todas sus consecuencias, demostrando que es la más inteligente de la cuadrilla de la comisaría (ni que decir tiene que ésta es mayoritariamente masculina).

No en balde, Petra Delicado es inspectora, de las de verdad, tan capaz (¡pobre del que lo ponga en duda!) como cualquier hombre.
En esta entrega, Alicia Gimenez-Barttlet (una especie de alter ego de la propia Petra ¿?), nos sitúa a su personaje en la resolución de una serie de casos muy dispares, siempre en la compañia del sin par Baltasar Garzón, el Sancho Panza que pone la coherencia y el oficio de los que a veces carece su colega femenina.

Esta novela -o serie de casos- vendrá muy bien a los ajenos a esta pareja de detectives y su manera de resolver los asuntos a los que deben hacer frente.
A su diferente forma de ver la vida y la profesión, al apoyo que son el uno para la otra y viceversa, y al mundo con que se relacionan cada día.
Sí, porque tambien acá tenemos delincuencia y a veces es tan truculenta como la foránea -vease “el caso del lituano”- , relacionado con la trata de blancas -“la voz de la sangre”- o con alguien de sangre real -”Princesa Umberta”- .. una serie de relatos donde nos encontraremos a los personajes de turno: el superpoli, el forense que trata mejor a los muertos que a sus compañeros, la madame de los pisos patera, los asesinos a sueldo de los paises del este, el maltratador de medio pelo… vistos bajo el prisma de una Giménez Bartlett en plena forma.

Razones para “pillarse” el libro: acompañar a nuestros héroes por Barcelona y verse inmersos en el mundo más real -el del delito- con la dosis justa de ironía, mordacidad y acidez de nuestra amiga Petra (a la que a veces el apellido Delicado le chirria) y la placidez y cachaza de Garzón.
Todo un ejercicio de intención en los diálogos y las situaciones, que a veces son realmente hilarantes. Y es que en el mundo del crimen tambien hay tiempo para meterse un copazo despues de asistir a una autopsia o de contener las ganas de aplicarle un correctivo al maltratador de turno (¡ay Petra que te pierdes¡)
Una pareja, como mínimo, peculiar y cuyo conocimiento recomiendo vivamente.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude