09

Aza / 2018

Los hermanos Burgess, Elizabeth Strout

Autorea: juaninger

Los hermanos Burgess, Elizabeth StroutLos hermanos Burgess, Elizabeth Strout
Seix Barral, 2018
413 orrialde, 18,05 €, ebook 9,49 €
ISBN 9788432233289

Post hau gaztelaniaz dago

A veces hay autores consagrados y galardonados -en este caso con el Pulitzer 2009-  que se nos escapan o a los que hemos ignorado.
Mea culpa. Elizabeth Strout es un hallazgo: narra de una manera fluida, con gran dominio del lenguaje.También maneja fenomenal los tiempos y mezcla hábilmente los hechos desnudos y la emoción. Y sus personajes son magnéticos… Pero ¿qué nos cuenta?

Al grano: los hermanos Burgess (2013) -Jim, Bob y Susan-, son una institución en su pueblo natal en Maine -ejemplo de sociedad poco dada a las novedades-. Los tres huyeron tras el “accidente”, pero deben volver y enfrentar unidos -ay, los lazos de familia…- los problemas del hijo de Susan con la ley.

Strout perfila unos personajes con mucho peso, muy humanos, que cargan con un profundo sufrimiento y que -haciendo caso omiso de éste- han intentado llevar unas vidas más o menos “normales”.
Jim es el hombre perfecto, abogado y político, pilar de la comunidad, que no duda en entregarse a su trabajo en cuerpo y alma. Bob, el eterno segundo, mimado por sus padres, bonachón, siempre bajo la alargada sombra del hermano mayor. Susan encarna a la hija que su madre se encargó de ningunear, y a la que nunca quiso.

Sus relaciones no son fáciles, guardan secretos, esconden claves del pasado..y sus vidas en pareja son, por decirlo suavemente, muy peculiares.

Strout nos habla de ellos, de sus miedos y sus deseos. Pero también nos refiere las tensiones de una sociedad que hace frente a fuertes cambios -como la convivencia con los emigrantes somalíes– y que constata la capacidad del genero humano para sacar lo mejor y/o lo peor de sí mismo.
El mundo de los famosos hermanos Burgess se está desmoronando, pero no es lo único que se está desintegrando en la sociedad estadounidense.

Todos estos ingredientes componen un cóctel que no carece de notas de humor y de un ritmo que hace difícil dejarlo aparcado.
“Nuestro sobrino Zachary Olson ha chutado una cabeza congelada de cerdo dentro de una mezquita. Durante los rezos. ¡Durante el Ramadan!” (p.29).

Se levanta el telón.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude