22

Aza / 2018

Artículo 353 del código penal, Tanguy Viel

Autorea: juaninger

 Artículo 353 del código penal, Tanguy VielArtículo 353 del código penal, Tanguy Viel
Destino, 2018
173 páginas, 15,20 €, e-book 8,54 €.
ISBN 9788423353231

Post hau gaztelaniaz dago

Él es Martial Kermeur. Anda por los 50. Obrero especializado en el astillero de Brest. Buen vecino. Vive con su hijo Erwan. Uno más de los golpeados por la crisis. Uno más de los afectados por las “actividades” de Antoine Lazanec. Lazanec ha muerto. Es un hecho. Y a todas las luces el asesino es Kermeur.

En apenas un soplo (173 páginas), Tanguy Viel nos presenta la confesión de este hombre ante el juez de forma quirúrgica e implacable.

Es un monólogo franco, profundo, que intenta descargar su alma y, a la vez, explicar el motivo, la causa, el móvil.

¿Qué lleva a un hombre de convicciones firmes como él a lanzar por la borda al estimado promotor, al “salvador” de la maltrecha economía de la zona?¿Cómo explicar lo sucedido sin echar la vista atrás?

Kermeur tiene mucho que expulsar de su interior: los sucesos que han marcado su vida y la de sus vecinos desde que Lazanec apareció en su villa y “calento” sus cabezas con un fantástico proyecto que los convertiria en el “Saint-Tropez de Finistère”…

No es un alegato. No es una estrategia. Kermeur nos habla de emociones, de miedos, de la soledad, de la relación con su hijo…de como Lezenec envuelve a sus conciudadanos en una maraña que les aisla entre sí, marcados por la vergüenza.
Nos relata como se fraguó el engaño y como fue alimentado por el afable Lazenec -con mimo, con laboriosidad..- sin ensuciarse sus zapatos en punta italianos.

 

Galardonada con el Grand Prix RTL-Lire 2017 y el Premio del Público Feria del Libro de París 2017, concentra todo el sentir, la impotencia y la amargura de los traicionados, ante la prepotencia de aquellos que ven en los primeros los sujetos ideales para hacer caja -los tiburones huelen la sangre-, y perpetuar su poder político y económico. Ilustra a la perfección el divorcio entre lo justo y lo ético, la justicia real y la justicia moral.

Sorprendente por su claridad y su potencia, suma un plus con la actitud del oyente, ese juez que, tras prestar una respetuosa atención al acusado, se descuelga con la aplicación del articulo 353.

En tiempos de preferentes, claúsulas abusivas y “blacks”.. una joyita.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude