18

Mar / 2019

Las cartas de Elena Francis: una educación sentimental bajo el franquismo, Armand Balsebre y Rosario Fontova

Autorea: juaninger

Las Cartas de Elena Francis, Armand BalsebreLas cartas de Elena Francis: una educación sentimental bajo el franquismo, Armand Balsebre y Rosario Fontova.

Cátedra, 2018

510 páginas, 25 €

ISBN 9788437638782

Post hau gaztelaniaz dago.

Una melodía de jazz –Indian summer– sonaba en las tardes de los hogares españoles. A través de la radio se colaba en el universo femenino el consultorio de Elena Francis (1950-1984).
Este programa nace como publicidad de un Instituto de Belleza -y sus “fabulosos cosméticos y tratamientos”- y se convierte rápidamente en un aparato de propaganda al servicio de la nueva España. Así, de la mano de la sección femenina y con su asesor religioso de cabecera, una reata de clasificadores, guionistas y actores, se encargaron de dar vida a la carismática e inteligente, guía y consuelo, policía de la moral, a la inexistente Sra. Francis.

Este trabajo exhaustivo de Balsebre y Fontova sobre un fondo de 4000 cartas originales -gracias a los archiveros e historiadores que las salvaron y recopilaron-, y su cotejo con los propios guiones del programa, pone en valor un tesoro documental único: auténticos testigos de la vida doméstica durante el franquismo y reflejo del sometimiento mental de las españolas de la época.

Si ya en su anterior trabajo, comentado en este blog –Las cartas de La Pirenaica, memoria del antifranquismo– quedaba claro el profundo retroceso de las libertades individuales, en Las cartas de Elena Francis es más que patente, es sangrante. La paciencia y la resignación cristiana son los pilares -según el “catecismo Francis”- de la nueva mujer que, generalmente con escasa educación y economía precaria, vivía en la jaula del hogar y tenía como enlace con el exterior el mundo de las cuitas de mujeres como ellas y los sensatos y siempre acertados consejos de su benefactora. No sólo eran tema de consulta las verrugas o el acné, la receta de las lentejas o quiero mejorar el sabor de mis croquetas… Las seguidoras del programa se confesaban íntimamente como señalan sus seudónimos (pags 481-487): una desengañada, una desgraciada por un hombre, una esposa desesperada… mujeres en su mayoría sin estudios, huérfanas o que habían abandonado su pueblo para emigrar a la gran ciudad, chicas de servir que querían casarse bien o -las menos- progresar a través de una mejor colocación.

Mujeres que no tuvieron la oportunidad de verse favorecidas por los logros de la República vencida: con el franquismo se vieron derogadas leyes como la del divorcio y el aborto y se confeccionó un corpus legislativo totalmente paternalista. (matrimonio canónico como único legitimo, servicio social -se suprime en 1977-, despido automático tras la boda -en vigor hasta 1961-, licencia marital para trabajar -hasta 1975- o incluso el uxoricidio -hasta 1963-).

Se agradece esta radiografía de tiempos no tan lejanos donde la miseria se enjugaba con la ilusión y la falta de perspectivas y felicidad con “reza el padrenuestro cada día a San Antonio para que te libre de las malas tentaciones “(pag 45)… y los “momentos” del NO-DO.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude