05

Abe / 2019

La Casa de la Belleza, Melba Escobar

Autorea: juaninger

La Casa de la Belleza, Melba EscolarLa Casa de la Belleza, Melba Escobar

Seix Barral, 2019

294 páginas 18,50 €, ebook 11,99 €.

ISBN 9788432234705

Post hau gaztelaniaz dago.

El argumento parece de culebrón venezolano: joven de provincias, guapa, madre soltera, emigra a la capital -Bogotá- para sacarse la vida y traer con ella a Emiliano, su niño de 4 años.

La Casa de la Belleza será su destino: entre ceras y láseres, tintes y masajes, entrará en contacto con mujeres de postín, que ven en sus servicios un pasaporte a la felicidad y un confesionario seguro.

Como en todo folletín que se precie la cosa se tuerce: Karen Valdés, madre soltera, hija de madre soltera, cuya vida se divide entre la Casa, los recuerdos de Emiliano, la “fauna”del bus, y las sumas y restas infinitas de los ahorros que guarda bajo el colchón, la jode.

Mejor dicho, la joden: adiós ahorros, adiós dignidad… la violencia que sufren las mujeres colombianas se nos presenta de manera atroz. Y, para colmo, como “confesora de cabina” será la última en depilar para una cena romántica, a la finada, la joven Sabrina Guzmán. Ella también mujer, joven, enamorada … y utilizada,violentada y asesinada por el príncipe azul cocainómano de casa bien.

¿Dramón? ¿Biopic? No es relevante. Si lo es la radiografía que -tomando como hilo conductor un breve espacio de tiempo en la vida de Karen- nos revela Melba Escobar.

Esta columnista y “cuentista” infantil nos traza, con toda su crudeza, las líneas del abuso, la corrupción, el escándalo, el racismo, el machismo … En suma el horror con el que conviven las mujeres.

Nuestra protagonista, envuelta en una huida hacia adelante -cada vez más entregada a su nuevo papel de chica de compañía (o en fino, escort service)- y en los asuntos de la gente “comme il faut” de Bogotá, donde el olor a podrido es una constante.

En este viaje, en esta doble vida “Pocahontas aparecía con las botas de Ferragamo y el bolso de Massimo Dutti, mientras Karen seguía apareciendo en la Casa con sus tenis Crydon y su cola de caballo” (pag.171).

Hasta el detective -Kollak pero con ll en vez de j como el de la serie de televisión- parece de mentirititas, pero el panorama que se nos presenta no lo es: la falta de principios más brutal, la violencia pura y dura, en la prosa firme, rica y hábil de una gran escritora.

Apabullante.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude