29

Eka / 2020

Cuanto más profunda es el agua, más feo es el pez, Katya Apekina

Autorea: juaninger

Cuanto más profunda es el agua, más feo es el pez, Katya Apekina

Alfaguara, 2020

350 páginas, 18,90 €, ebook 8,54 €

ISBN 9788420438771

 

No parece el título más apropiado para vender un “producto”: largo, difícil de recordar.. la antítesis de quien busca un buen nivel de ventas.

Sin embargo hace justicia a su contenido. En esta su opera prima Katya Apekina nos habla, nos enseña esas profundidades donde habita la fealdad. Como las fosas abisales, negras, donde apenas llega la luz del sol, pobladas por peces teleósteos que se alumbran con sus propios esqueletos y palpan su entorno con extremidades en forma de antenas.

Realmente creo que esa es la realidad del título y la novela: una serie de personajes envueltos en la oscuridad más total, cuya única energía –tanto buena como mala – proviene de su interior y cuyo corazón palpita de manera arrítmica mientras se mueve de manera extraña, ajena al hilo normal de la vida que les rodea.

No hay un narrador, no hay voz en off, solo los recuerdos y las impresiones de los integrantes de este drama: Edie, una adolescente que reanima a su madre tras un intento de suicidio; Mae, la hermana, viva imagen de su madre y con unos estados de ánimo tan cambiantes y peligrosos como los de ésta; Su padre, el padre, tan ausente y tan presente, que las abandono en su niñez y ante esta situación tan extrema debe acogerlas.

Edie y Mae deben hacer frente a sentimientos como la orfandad, el odio hacia el padre negado e irresponsable, la necesidad de un adulto que las arrope.. y la presencia de una madre dubitativa, insegura, sin ningún tipo de sostén emocional, una madre a la deriva que estuvo y no estuvo y que quiso cerrar la persiana a una vida de sufrimiento y vaivenes.

La actitud de ambas jóvenes hacia el padre serán muy diferentes y el hecho de que Mae pase a ejercer de alter ego de su madre teñirá de un tinte más oscuro aun la tragedia que viven.

Ese padre egoísta, que se cree un gran escritor, y que vampirizó a la niña Marianne, su mujer, su musa.. desoyendo los ruegos de su padre que temía por la sensible e infantil muchacha al lado de un hombre más mayor y cuyo afán por ser artista era superior a cualquier otro sentimiento.

Este trío y las cartas y el diario de Marianne McLean, ensamblan, junto a los testimonios de las novias de papa, los recuerdos del abuelo, las opiniones de unos y otros, un drama polivalente: la vida del creador, el precio de la fama, la musa, el pigmalión, la depresión post-parto, una infancia desequilibrada e insegura, lo intentos de suicidio…

Todos ellos peces abisales, esqueletos maltrechos en un medio hostil, náufragos sin fortuna, habitantes de un medio sin luz, sin sonido, sin sombras ni fulgor.

Nos dicen que es la primera novela de Katya Apekina pero el hecho de que tenga en su haber varios relatos y trabaje de guionista y traductora, es lo que nos hace pensar que no nos mienten..porque esta es una gran novela, presentada en cortos capítulos que resuenan como cargas de profundidad y con una entidad impropia de una primera novela.

Llena de sensibilidad a pesar de su tono duro, acre, ácido, con grandes dosis de humor negro.. hace honor a su título y hace también que apuntemos el nombre de la autora en la lista de escritoras a seguir.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude