13

Abu / 2020

La hija de la española, Karina Sainz Borgo

Autorea: juaninger

La hija de la española, Karina Saiz BorgoLa hija de la española, Karina Sainz Borgo

Lumen, 2019

216 páginas, 10,40 €, e-book 7,59 €

ISBN 9788426406941

Post hau gaztelaniaz dago

Karina Sainz Borgo frisa los 40. Lugar de nacimiento: Caracas. Oficio: militancia cultural y periodística. La hija de la española: su primera novela.

Su personaje principal –ese ser que nos cuenta sus idas y venidas en primera persona- se nos antoja podría ser cualquier conocida, nuestra misma vecina, un ser normal y corriente.

Sin embargo, y ahí esta gran parte de su interés, esta persona normal y corriente, un común de los mortales más, no vive en un medio ni normal ni corriente, vive en territorio comanche.

Adelaida Falcón hija –nuestra Adelaida-, arranca su relato con la muerte de la otra Adelaida, la maestra caraqueña, su madre. En un entorno rocambolesco, donde la vida no vale nada y donde el bandidaje, la escasez y el miedo campan a sus anchas, nuestra Adelaida nos describe ese tránsito de dolor, esa perdida, y el final de la vida tal y como la conocía.

En esa auténtica realidad de videojuego –con sus minas, sus recompensas, sus alambradas, sus avatares…- a la búsqueda de alimentos o de compresas o… tirando de una moneda cuyo valor no es tal. Rollos de billetes que cambian de mano en mano, lo que ayer valía hoy no vale, lo que hay es de estraperlo y se paga en negro o en especie, el rebusque y el resuelve han pasado a ser el hurto, el robo y la ocupación de facto.

Adelaida nos sufre su país. Un pais que podría ser cualquier otro. Nos relata historias, momentos de ese pasado infantil, de su descubrimiento de la ciudad, de la vida junto a una madre culta y abnegada. Su única familia. Las dos Adelaidas contra el mundo.

Ese día, huérfana, habrá de enfrentarse con otra jugarreta del destino: su casa es ocupada por una de esas cuadrillas que el estado revolucionario dota de patente de corso. Desposeída y golpeada, ocupa a su vez otro apartamento limítrofe y vive cada momento de incertidumbre con miedo, miedo de asfixiarse en su propio miedo.

En esta especie de viaje rápido, ágil, titánico… en el que tal vez echamos en falta los porqués de este terrible estado de cosas, nos hace un “revival” de su vecina, la dueña de ese apartamento que le sirve de refugio, de la que llamaban la española, una más de las almas que migraron hacia una vida mejor. Magnífico el recorrido que hace de esas otras vidas –paralelas a las suyas- las de Julia Peralta –el alma de Casa Peralta- y Aurora, la hija de la española.

Aterrorizada. Poseída por el estupor. Viendo en peligro su vida. Adelaida no se da por vencida y se juega todo a nada a una última carta, aquella que encuentra en la carpeta roja, la de los documentos importantes, la de las cuentas de años, la de las postales y recuerdos de familia..

Lo que hará Adelaida con todo ello deberá compartirlo el lector. Deberá, si le place, acompañarla en recuerdos ajenos y zozobras propias, en la búsqueda de una salida a un presente atroz y sin esperanza. Y es que “Tan solo una letra separa “parir” de “partir”” (pag.204)

 

 

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude