15

Api / 2021

Orient-Express: el tren de Europa, Mauricio Wiesenthal

Autorea: juaninger

Post hau gaztelaniaz dago

Orient-Express el tren de Europa, Mauricio Wiesenthal

Ed. Acantilado, 2020

380 p.; 20,90€, ebook 10,44€

ISBN 9788417902322

La editorial Acantilado suele deleitarnos con material difícil de clasificar. Este es el caso del libro que nos ocupa: no es una novela, tampoco un libro de viajes, ni un tratado sobre trenes, pero es un poco de todo esto y más.

Mauricio Wiesenthal nos regala un viaje a la Europa lenta, la que viajaba en trenes increíbles, imposibles, cuando viajar no era hacer turismo, sino vivir intensamente el tránsito -a veces apacible, otras repleto de penalidades- de un punto a otro del mapa europeo.

Wiesenthal nos traza con pinceladas tan delicadas como certeras una historia de Europa, de esa civilización europea vertebrada por la red de comunicación más novelada y filmada, la que recorrían los trenes con sus viajeros, sus mercancías y su anecdotario particular y único.

Vamos a viajar en el Orient-Express, en el primigenio y el “recuperado” tras las guerras y desguaces. En el tren del lujo, donde todo era exquisito, donde se respiraban las maderas nobles y los perfumes -cada cual mas sugerente- de las damas que en el pernoctaban.

Era un viaje largo -desde Victoria Station a Estambul- y ello nos acerca a las estaciones lujosas y los grandes hoteles que las circundaban y a esos pasajeros y sus cuitas, a esos controles cada vez más peligrosos, a los ataques de la resistencia francesa, a la desesperación de muchos viajeros que se jugaban la vida.

Historias como la de Oscar Ritz -el que fuera magnate hotelero-, los innovadores Pullman o Nagelmakers, o grandes, como Josephine Baker, Leonora Duse, Maria Callas, Coco Chanel, Colette o la mismísima reina Victoria, que dieron vida a esta máquina de sueños, donde se dirimían asuntos de gran calado entre negronis y volutas de habano, en una sinfonía decorativa de “art-déco”. Entre los laliques, los antimacasares, las maderas nobles -palo santo, ebano- el traqueteo propio del tren y la guia baedecker.

Es un viaje a ese pasado ilustre con miles de pequeños y grandes souvenirs que hacen de este libro un retorno a aquello que asociábamos a viajar: descubrir, unir, comunicar, en suma, disfrutar. Eso si, con el clikety-clack clikety-clack, inconfundible del Orient-Express donde se oían todos los idiomas y convivían los espías con los amores mas arrebatados.

Un lujo.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude