05

Nov / 2012

Cuervos, John Connolly

Autor: juaninger

Cuervos liburuaren azalaJohn Connolly
Cuervos
Tusquets, 2012
380 pag., 20€ e-book 12
ISBN 9788483834275

 

Decir Connolly es decir Charlie Parker, y por tanto, novela negra de la buena. Tenemos ya entre nosotros su última entrega, Cuervos, que ha causado gran expectación entre sus seguidores.

Parker, personaje marcado por la tragedia –el asesinato de su mujer y su hija a manos de “el Viajante”-,  detective de novela negra al más puro estilo Marlowe, con unos amigos como mínimo insólitos  -una pareja gay e interracial de gansters- , y en cuyos casos siempre está presente lo sobrenatural –recibe “visitas” de su hija fallecida entre otras perlas..- es un individuo como poco singular.

Es un caballero en lucha contra el mal y que, a su vez, vive con la losa de los muertos que deja a su paso.
Es un tipo al que te gustaría tener como amigo, como buen amigo, pero en el que habita el dolor. Charlie sufre intensamente y ello le hace a veces ser un personaje oscuro, siempre luchando por mantener el nivel y tendente a la depresión y a las “percepciones extrasensoriales”.

El caso a investigar es simple: desaparición de una niña en Pastor’s Bay y todos a rastrear como locos. ¿Todos? Cuando el FBI entra en juego queda claro que hay mucho más en la trastienda: lucha entre las mafias locales, sospechas de pederastia en la figura del jefe de policía, extorsión a un exconvicto… Frentes en los que Charlie se mueve como pez en el agua y donde desplegará todas sus artes de detective y de ser humano, acompañado de sus inseparables Angel y Louis.

Personalmente, no me hace mucha gracia el guiño sobrenatural con el que adorna la  narración. De hecho el ambiente creado en El ángel negro -una de sus ultimas entregas- con el osario de Sedlec, me hizo apartarme del universo Parker tocada por un sentimiento de desasosiego (lo recomiendo a los amantes de ese tipo de sensaciones), pero reconozco que Cuervos me ha vuelto a reconciliar con nuestro amigo Charlie, ya que el tema paranormal no tiene tanto peso.
Esta característica de sus novelas hace que muchos amigos del “polar” no le consideren escritor de novela negra como tal, sino un artista a la hora de mezclar varios géneros.

No os voy a contar el final, pero si os diré que la novela va ganando enteros a través de las vueltas de tuerca que Connolly aplica al argumento: todos tienen algo que ocultar y, en realidad, la búsqueda de la chiquilla es, por momentos, secundario.

De todas formas Parker, el caballero andante, volverá a hacer de las suyas, pero siempre “enfrentado” a los poderes oficiales.Dicho de otro modo, es él el que levanta la manta y descubre el pastel, adelantándose a la policía y recibiendo de ésta una “reprimenda” por meterse donde no le llaman.

Ha vuelto Charlie Parker en estado puro.. a nosotros no nos queda más que ¡¡disfrutar¡¡

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *