28

Nov / 2019

Somos lo que hablamos: el poder terapéutico de hablar y hablarnos, Luis Rojas Marcos

Autor: juaninger

Somos lo que hablamos: el poder terapéutico de hablar y hablarnos, Luis Rojas Marcos

Grijalbo, 2019

270 páginas, 17,95 €, ebook 8,99 €

ISBN 9788425357619

Si pudiera escoger un psiquiatra de cabecera ese sería Luis Rojas Marcos. Un tipo lúcido como pocos y muy claro y didáctico en sus exposiciones, nos regala un ensayo-manual sobre el lenguaje y su poder en nuestras vidas.

Divulgación en estado puro, hace una hábil mezcla de los estudios sobre el tema -centros como las Universidades de Harvard y Michigan, Clinica Mayo y la Organizacion Mundial de la Salud-, sus propias experiencias en el desarrollo de su actividad profesional y personal, y la vida cotidiana de los habitantes de este planeta con sus diferentes lenguas, culturas y costumbres.

En un primer momento nos acerca a la génesis del lenguaje, su evolución, los factores genéticos y el ambiente, sus transtornos y sus consecuencias. Es decir, nos prepara el camino para ahondar en lo fundamental: constatar la importancia de lo que decimos y cómo lo decimos y la influencia que ello tiene en nosotros mismos y en los demás.

Ahonda en este lenguaje “exterior” y, lo que es aún más importante, destaca el poder del lenguaje “interior” o esos soliloquios que pueden ayudarnos a gestionar mejor nuestra vida o, por contra, machacarnos constantemente a nosotros y a nuestra autoestima.

Como todo “manual” que se precie nos dota tambien de herramientas o “tips” de obligado cumplimiento.Vamos, la parte práctica del asunto.

Si tenemos en cuenta que durante los primeros 5 años de vida el cerebro tiene como principal alimento el lenguaje -nutrientes son leer en voz alta, conversar con el niño o la variedad de interlocutores-, valoraremos realmente la importancia de estos “ejercicios”.

Por citarlos brevemente: hablar con las mascotas potencia el uso del lenguaje introspectivo y nos aleja de la soledad.

Practicar la escucha interior, que alimenta nuestra autoestima: “Háblate a ti mismo como te gusta que te hablen”.

Pasar de los dogmas y los “deberías” que minan la fuerza interna. Verbalizar, que ayuda a avanzar y a empatizar.Y por supuesto celebrar los éxitos y no analizarlos.

Reconocer los fallos. Perdonar en voz alta y en voz baja -no vivas estancado en el ayer-.

Prepararte para las conversaciones difíciles: qué quieres lograr y cómo hacerlo. No dejar para mañana las expresiones de cariño, aliento y agradecimiento.

“Las palabras tienen un poder mágico, nos pueden traer la mayor felicidad y la desesperación mas profunda” Sigmund Freud (pag.231).

Y siempre, siempre, utilizar el sentido del humor en el lenguaje exterior y, cómo no, en las conversaciones que mantenemos con nosotros mismos. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *