24

Sep / 2021

Agathe, Anne Cathrine Bomann

Autor: juaninger

Agathe, Anne Cathrine Bomann

Ed.  Anagrama, 2021

157 p. ; 17€, ebook 9,99€

ISBN 9788433980892

Que el personaje principal se asome a la jubilación haciendo una cuenta atrás de las conversaciones pendientes con sus pacientes quizás no sea una presentación atractiva de una primera novela… pero si éste es un psiquiatra en el París de 1948 y su nueva paciente es la misteriosa Agathe, la cosa cambia.

Pertenezco a una generación que se va acercando a esta situación teóricamente gozosa -del latin “iubilum” o “viva alegría con manifestaciones exteriores”- y ve a su alrededor una amplia gama de maneras de disfrutarla o simplemente de acomodarse a la nueva realidad.

Quizás por eso me ha tocado la fibra este auténtico regalo de Anne Cathrine Bomann y digo regalo porque realmente lo es: en apenas 150 páginas nuestro doctor -sumido en una vida rutinaria, ignorando a sus pacientes cuyas historias le resultan carentes de interés y tan insípidas y tristes como su propia existencia- se enfrentará a sí mismo a través de una nueva y sorpresiva doliente, Agathe.

Suavemente, con gran elegancia, sin dramas ni ampulosas disquisiciones, Bomann nos irá dibujando a una mujer frágil, delicada, arrasada por el dolor, con un amplio historial de problemas mentales.

El encuentro entre el doctor -que se empeña en aislarse de todo y de todos- y Agathe, -que no sabe como vivir y fluctúa entre la pesadumbre y la euforia más desquiciante- , plasma una realidad que no nos es ajena. Esa realidad de incomunicación, soledad, incertidumbre, traumas viejos y nuevos…todo aquello que rodea al ser humano. Esa realidad que se ha hecho más patente en estos tiempos de zozobra y desazón.

En el entorno tranquilo de su despacho, en una casa más vieja que su alma y un bonito café, se despliegan todos esos latidos…y nos alegran el día con sus intentos y no intentos para vivir mejor.

Una aproximación atemporal al dolor propio y al ajeno, al vecino desconocido… simbolizado en una tarta de paz. En tiempos duros y revueltos Bomann nos envuelve en un abrazo tibio y afectuoso. Y a fé mía lo necesitamos y mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *