09

Feb / 2012

La Mediateca de Alfortville , lugar de encuentro para el barrio

Autor: arantza

Alfortville mediateca biblioteca alrededores de ParisDurante mi estancia en Paris, he visto muchas bibliotecas y la de Alfortville me gustó mucho.  Alfortville tiene para una población de 44.000 habitantes 94.880 libros, 27370 audiovisuales y 150 suscripciones.
Alfortville, mediateca abierta

 

La “Mediateca de Alfortville” está en Val de Marne, alrededores de Paris. La voluntad delos alcaldes de esta zona,  es la de crear una red de mediatecas. Ya están construyendo la de Créteil, y también  van a construir la de Limeil-Brevannes con el objeto de transformar estos barrios y ofrecer lugares de encuentro en estas zonas desfavorecidas.
La mediateca de Alfortville se abrió el año 2007 en marzo, y el arquitecto que concibió el proyecto fue Olivier Souquet.

Planta baja
Fachada norte. Se encuentra la zona de acogida, las inscripciones, autopréstamo y devolución de documentos. La sección de prensa, diarios, y la colección local.  Además se encuentra el sector arte, música y cine. En  todas las materias todos los formatos están juntos cds, DVDS, partituras, documentos impresos y revistas.  El espacio auditorio se llama Eclipse y hay una programación fija hecha por las bibliotecarias.
.
En la fachada sur está la zona infantil con un espacio propio para la hora del cuento que ellos llaman “Le Chaudron”  .

Primer piso

Se encuentran el resto de las materias en todos los soportes. El concepto de fuera tabiques se aplica no solo a las colecciones también a los espacios multimedia que no están cerrados. Los ordenadores se ofrecen directamente no hay una zona de ordenadores y otra de libros.

En esta planta están las zonas de trabajo interno, separadas solo con tabiques que permiten la visibilidad.
En el segundo piso los almacenes, la sala de reunión y una sala para comer.

Destaca en la mediateca los pilares blancos o fagots (traducción literal haz de leña, gavilla ) Es la marca del arquitecto. La mediateca se pensó como un gran almacén cultural, como un lugar abierto dónde los publicos se mezclan, los soportes también y para ellos éste es el gran logro del proyecto.

El arquitecto ha cuidado todos los detalles con la complicidad de las bibliotecarias. Los mostradores de la zona de acogida son muy estilizados y originales. Sofás de color naranja, blanco para las mesas y las sillas, negro para las estanterías metálicas. En la planta baja madera parquet y en el primer piso moqueta de color rojo. El conjunto es elegante y muy apreciado por el usuario que se ha sentido a gusto desde el principio. En 2008 los nuevos socios han aumentado en un 74% y los préstamos en un 118%.

Para terminar esta mediateca es un ejemplo de cómo una biblioteca puede convertirse en el tercer lugar de una ciudad. Los ciudadanos están orgullosos de su mediateca, se la enseñan a sus amigos de fuera, como si se tratara de un monumento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *