14

Aza / 2018

Lo más peligroso es la autocensura

Autorea: Literaktum

Literaktum comenzó ayer a la tarde de la mejor manera posible: tres cuartos de hora antes de comenzar el coloquio ya había gente esperando, y veinte minutos antes, la sala estaba llena. No era para menos teniendo en cuenta los dos invitados que tuvimos: por un lado, el escritor, director de cine, guionista y periodista madrileño David Trueba, y por otro lado, Nacho Carretero, periodista y escritor gallego. El tema que se expuso fue la libertad creativa, ya que actualmente se ha visto amenazada en casos como el secuestro de Fariña, la censura en Arco, el juicio a Willy Toledo…

La primera pregunta del moderador, Guillermo Altares, fue directa: “¿Qué pasa en España?” Con condenas como la de Valtonyc, podríamos pensar que se nos están recortando derechos. Sin embargo, los ponentes decidieron darle un giro a la argumentación, y en lugar de centrarse en el papel del Estado ante esta práctica, valoraron el papel del sujeto concreto.

Según Carretero, vivimos en el momento cúlmen de la libertad de expresión – siempre mejorable-. Las redes sociales han ampliado nuestras cosmovisiones. Estas, son una herramienta para dar voz a los que antes no la tenían, por lo que, nos han hecho más rico el debate. Sin embargo, son un arma de doble filo, porque en ellas existe – y es muy real- el peligro de la turba virtual. Cualquiera de nuestras acciones online, puede extenderse y llegar a millones de “ofendidos” que pueden crear toda una campaña de acoso y derribo contra ti y tus allegados. En consecuencia, tenemos miedo y nos autocensuramos.

Trueba, asimismo, cree en otro tipo de autolimitación. Nos autolimitamos, quizás sin saberlo, actuando como consumidores, agrupandonos en “guetos de gustos” y siendo dirigidos hacia una parte específica de la cultura, invisibilizando todo lo demás. Prueba de ello son los algoritmos de internet, que nos ofrecen un determinado tipo de cultura. Y esto es lo realmente peligroso, la censura comercial, dice David Trueba.

Los dos coinciden en que el humor y la creación artística no deberían de tener límites. Una buena ridiculización, hasta de nuestras creencias más sagradas, nos hace más tolerantes, añade Trueba. Por otro lado, Carretero, insta a que defendamos al que nos ofende, ya que esa sería la verdadera práctica de la libertad.

En conclusión, el peor de los peligros es la autocensura, por miedo, y la autolimitación – a veces inconsciente- por dejar que se nos dirijan los gustos. Este miedo e inconsciencia acarrean la apatía social, que desgraciadamente está muy instalada en nuestra sociedad, y sobre todo en los jóvenes. Como dato anecdótico, pero, que refleja a la perfección esta realidad tenemos el mismo coloquio: más de la mitad de los presentes eran de edades avanzadas, y pocos jóvenes se dejaron ver por allí.

Jone Martínez Berzal.

David Trueba / CC Okendo KE / Azaroak 13 de noviembre

Nacho Carretero / CC Okendo KE / Azaroak 13 de noviembre

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude