13

Aza / 2018

Cómo entender Frankenstein: los orígenes y la evolución de lo fantástico en la literatura inglesa moderna

Autorea: jmiguel

Por Tatiana Carro

«Te recuerdo que fui creado por ti, yo debería ser tu Adán, sin embargo, soy más un ángel caído a quien le sacaste la alegría sin haber cometido ningún crimen. Por todas partes veo que reina la alegría de la cual estoy irrevocablemente excluido. Yo era benévolo, bueno; la desgracia me volvió un demonio.» El Moderno Prometeo

El director de Proyección Universitaria del Campus de Álava, Raúl Montero impartió la conferencia titulada Cómo entender Frankenstein: los orígenes y la evolución de lo fantástico en la literatura inglesa moderna, en el marco de la exposición sobre Mary Shelley y su obra. La carrera académica de Raúl Montero Gilete está marcada por frecuentes contribuciones a la teoría de la literatura y el aprendizaje-enseñanza de la lengua inglesa a través de la literatura. Esta es una pequeña muestra de lo expuesto durante la conferencia:

El canon literario que precede al nacimiento de Mary Shelley, finales del siglo XVIII, fue el neoclasicismo, el cual estuvo caracterizado por una tradición épica, y es en el siglo XIX, donde aparecerá un nuevo concepto: novela (novel). La novela gótica en Inglaterra, supuso una clara reacción contra los principios de la Ilustración, oponiendo lo pagano a lo cristiano, el caos al orden, lo irracional a lo racional, de forma tanto estética como conceptual. El único intento anterior, en la épica, será El paraíso perdido (Paradise Lost), de John Milton (1608-1674), en el que el propio escritor desarrolla un antihéroe, el héroe miltoniano, esta figura se identifica con la imagen de lucifer. Hasta aquí las características relacionadas con el nacimiento de la novela.

La literatura gótica nace con la novela El castillo de Otranto (The Castle of Otranto), escrita por Horace Walpole en 1764, y finaliza hacia 1820, y Frankenstein nace 1818, lo que hace que esta novela sea una simbiosis entre la novela gótica y la romántica. La esencia de la literatura gótica es que va a explorar los tabúes contemporáneos, creando una atmósfera de terror y horror.

¿Frankenstein, Criatura o Monstruo?
Aunque hemos asociado el nombre de Frankenstein a la criatura, es Víctor, su creador, el verdadero Frankenstein. El Moderno Prometeo, hace referencia a la luz, es quien roba el fuego a los dioses para dar al ser humano la luz de la ilustración, y por tal afrenta es castigado eternamente por ayudar a la humanidad.

En resumen, lo fantástico está ligado a los primeros géneros literarios, el nacimiento de la novela está condicionado por el momento histórico que va a ser el siglo XVIII. La novela gótica es una respuesta a la ilustración, la novela gótica y el romanticismo ponen en valor la sensibilidad, lo sublime y la imaginación. Shelley va a criticar esa faceta de espiritualidad. La criatura, aprende primero en código positivo y espiritual, porque está sola y aprende de la literatura, la literatura es una fuente positiva de conocimiento, mientras en código negativo va a formarse desde la experiencia, pasará de ser el Prometeo positivo a ser el lucifer, experimentando de esta manera lo negativo.

En conclusión, Shelley crítica las consecuencias del conocimiento empírico de la ilustración, la naturaleza científica, que abandona los procesos psicológicos individuales, la naturaleza psicológica, como es moralizante, al final Víctor Frankenstein sufrirá. Nacemos puros, como la criatura, y buscamos entender cuál es nuestro espacio en el mundo, tal y como le sucedió a la criatura. Nos fijamos y admiramos los modelos nobles, sin embargo, la sociedad moderna, siglo XVIII, principios del XIX, aunque bien podemos trasladarlo hasta el siglo XXI, valora la forma, lo externo, lo que podemos tocar y de esta manera transforma el fondo de nuestro interior en tangible, en el monstruo. Se juega a ser dios, tal y como hace Víctor Frankenstein, buscando con ello satisfacer nuestro propio ego.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude