Los tres combates de Tao Sanchun

Tianjín es una ciudad situada a 150 kilómetros de Pekín con rango equivalente al de una provincia. Está situada en China del Norte a orillas del Río Hai en su desembocadura en el Mar de Bohai. Es una de las ciudades más pobladas de China, con más de 14 millones de habitantes. Como fruto de esta visita el 27 de noviembre se presentó en el Victoria Eugenia la ópera china Los tres combates de Tao Sanchun en una gira coordinada con teatros franceses.

l_dsc_4699-1

Ver ópera china en Tianjin es todo un descubrimiento. Si repites, y existe la oportunidad de poder repetir… llega a enganchar. No parece fácil a primera vista pero con un espíritu curioso y abierto a dejarse sorprender se puede llegar a descubrir un mundo maravilloso. Una combinación de sonidos, ritmos, danza, movimientos, arte marcial, acrobacia y circo acompañando un nivel de interpretación y de canto fascinante, convierten a la Opera china en una experiencia mágica y altamente gratificante. El vestuario, el color, los bordados, los tocados y absolutamente todo lo que se presenta en escena es de un virtuosismo superior.

La ópera china se remonta a la dinastía Tang con el Emperador Xuanzong (712-755), fundador del “Jardín de los Perales”. Existen más de trescientas variedades de ópera o teatro chino. La ópera china es el símbolo cultural que mejor representa a China.

20140429_164350

Los actores nos sorprenden por su formación y nivel técnico en distintas disciplinas. Son al mismo tiempo actores, mimos, acróbatas y en ocasiones, no todos, cantantes. Son atletas sorprendentes capaces de demostrar unas capacidades gimnásticas y acrobáticas de alto nivel, y en la siguiente escena bailar o realizar una demostración de Kung-fu, como si nada. La opera se erige en un espectáculo integral que fusiona distintas expresiones artísticas llevando todas ellas a un desarrollo excepcional: trajes, joyas, maquillajes y peinados lucen espléndidos al compás de una música tradicional ejecutada en directo por una orquesta compuesta por instrumentos de percusión, de cuerda y de viento. Un tambor peculiar marca el ritmo. En la percusión gongs y címbalos. La flauta, la trompeta y algunos instrumentos de cuerda acompañan el canto y marcan todo movimiento que se desarrolla en escena con una sincronización perfecta, a la milésima de segundo.

Tuvimos la suerte de acudir a una escuela para la formación de artistas de ópera. Visitamos distintas clases compuestas por un número restringido de alumnos. Después de la formación académica por la mañana, los niños y niñas dedicaban las tardes a su formación, de manera vocacional para el Arte. Visitamos clases de interpretación, danza, canto y música compuestas entre tres y cinco alumnos y alumnas, de edades comprendidas entre los diez y catorce años. Al terminar la visita, nos mostraron cinco trabajos, cinco escenas distintas de operas trabajadas por ellos mismos. Realmente, lo tomaron como una actuación pública y las puestas en escena fueron mimadas al detalle. Las muestras son fruto, sin duda, de un entrenamiento severo. Como caminar y hacer saltos peligrosos, contorsión y desarrollar una buena voz musical. Una vez concluida su formación de base y en función de las capacidades innatas al niño se le destina a una categoría determinada o se le adjudica un roll determinado en la organización.

En la actualidad, la ópera china se ha actualizado, añadiendo elementos contemporáneos y conceptos del teatro occidental, dando como resultado una nueva ópera, mezclando tradición y modernidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.