Final feliz en el Victoria Eugenia

Aquel sueño que se hizo realidad, aquel milagro que nació en 2012 llegó a su final, ayer en el Teatro Victoria Eugenia. El intérprete se despidió como merecía… a lo grande. El público, como ha sido habitual a lo largo de estos tres años de intensa gira, bailó, lloró, rió y voló con Asier Etxeandia y con un show tan íntimo y con tanta verdad como el que nos ocupa. Ultimo viaje musical a través de aquellas canciones que forman parte de nuestras vidas hoy, y de las de muchos otros antes que nosotros: Kurt Weill, Héctor Lavoe, Lucho Gatica, Chavela Vargas, La Lupe, Gardel, Talking Heads, David Bowie, Rolling Stones… Y final de este viaje que nace de los más profundo de su protagonista. Final de este viaje emocional que ayer llegó a buen puerto, alto, muy alto… Quedándonos con las ganas, sin querer decir adiós.

 Imagen de previsualización de YouTube

Asier agradeció a todo su equipo este recorrido realizado juntos en el que cada cual ha puesto lo mejor de sí. Un viaje en armonía, con lo difícil que suele ser durante tres años, en el que el equipo ha caminado hacia una comunión total con el proyecto. Despedida emotiva que vendrá acompañada de nuevos proyectos en el futuro, por lo menos tan ilusionantes como este Interprete. Gracias por decidir terminar en el Teatro Victoria Eugenia, todo un honor y decir que quedamos a la espera del regreso de Asier a Donostia con otras aventuras escénicas. Porque este escenario se lo ha ganado a pulso y estará esperándole. Muchas felicidades y muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.