30

Mar / 2015

Digitalización bibliográfica en Euskadi, ¿reinos de taifas?

Autor:

Sobre la Digitalización en EuskadiEuskal Digitalizazioa -Jakin AldizkariariaRevista jakin 160Revista Jakin 172 Revista Jakin 185El número 205 de la Revista Jakin noviembre-diciembre del 2014, aborda tres temas de interés : la cultura vasca, la producción editorial vasca y la digitalización en Euskadi .

De la cultura vasca nos hablan los escritores Harkaitz Cano, Danele Sarriugarte, Iñigo Astiz, Nora Arbelbide, Alberto Barandiarán, Garazi Arrula Ruiz, Antton Iturbe, Haizea Barcenilla, Koldo Almandoz, Iñaki Etxeleku.

La producción editorial vasca 2013” es estudiada como cada año por Joan Mari Torrealdai. Recoge todos los títulos editados en euskera del año anterior, y analiza las tendencias del sector. Utiliza como fuente los libros recogidos a través del depósito legal.

Pero además de hablar sobre la cultura vasca, y sobre la producción editorial en euskera, el número 205, incluye el último artículo escrito por Gerardo Luzuriaga y Roberto Kerexeta sobre la digitalización en Euskadi desde 2011-2013.Tema de rabiosa actualidad para el mundo bibliotecario. Los autores empezaron a recopilar los proyectos de digitalización en el año 2007, en el número 160 de JaKin. Continuaron en el año 2009, Jakin 172, y en el número 185 de Jakin del año 2011.

El artículo de 2014, será el último en papel. A partir de ahora sus artículos se recogerán en el apartado “el observatorio del libro”

de la revista Jakin

Aún reconociendo las ventajas de la digitalización, rápida actualización, facilidad de consulta, siento cierta pena. No en vano soy analógica. Bernardo Atxaga dixit “No minusvaloremos el sentido del tacto”. El papel tiene todavía mucho que decir.

¿Que panorama nos presentan?

Los autores inciden en que aunque se continua digitalizando, los recortes económicos en las bibliotecas han frenado muchos proyectos. Hay que recordar que la ayuda anual a proyectos de digitalización de bibliotecas del Gobierno Vasco ha desaparecido. Si bien continúa la de archivos.

Otro aspecto que destacan es la ausencia de una entidad “Biblioteca Nacional” que paute los formatos de digitalización, planifique y se convierta en la única salida a Europeana.

¿En qué formato hay que digitalizar? ¿Qué colecciones debemos digitalizar?¿Cuántas bibliotecas digitales tiene que consultar el usuario? ¿Quién conserva lo digitalizado? ¿Hay que seguir manteniendo todas estas bibliotecas digitales? Y así un sinfín de preguntas

A pesar de que el Gobierno Vasco puso a su biblioteca digital el nombre de “Liburuklik, la biblioteca digital vasca” la web liburuklik se creó en el año 2011 y para entonces muchas bibliotecas habían recorrido su propio camino. Es el caso del “Koldo Mitxelena, de la Fundación Sancho el Sabio, de la Biblioteca Foral de Bizkaia …, entre otras y nosotros La Red de bibliotecas de San Sebastián, que pusimos en el año 2003 en marcha la Biblioteca digital con las colecciones únicas de prensa de la ciudad.

Una vez más el investigador tendrá que consultar en varias webs para acceder al fondo vasco. Una vez más en Europeana son varias las instituciones vascas.

Los autores destacan también que “La tecnología informática de estos proyectos es más importante que la planificación” . El Gobierno Vasco ha puesto en marcha proyectos muy interesantes y necesarios como Ondarenet, que es el proyecto de recolección de la web vasca y acaba de poner en marcha la plataforma de préstamos de e-books. El éxito de la iniciativa no nos puede hacer olvidar que pasamos de ser propietarios de libros , a dar únicamente el acceso.

Que lo tecnológico sea más importante que la planificación bibliotecaria es peligroso.

En digitalización estamos hablando de mucho dinero.

Otro aspecto preocupante de la digitalización es la conservación de lo digitalizado. Hace años que las grandes bibliotecas empezaron a digitalizar, mucho antes de que el Gobierno Vasco, pusiera en marcha “Liburuklik, la Biblioteca digital vasca”, en el 2011.

En estos momentos hay páginas que en el argot de la digitalización se dice hay que refrescar. ¿Hay dinero? ¿Asumirá el Gobierno Vasco esta tarea? Si bien la conservación del papel está garantizada no así las digitalizaciones. No hay depósito digital vasco y podemos decir que ya habremos perdido muchas webs, muchos textos que no se recogieron y que no se recogerán jamás. Parte de nuestra memoria.

Los autores también tocan el tema de la administración electrónica, la preocupación por los e-books.

También hablan de la piratería, los DRM (digital Right managements), o gestión digital de derechos, de la colonización cultural de Amazon y otras grandes distribuidoras, del dominio eus., de la autoedición…

He seguido con mucho interés este panorama de la digitalización en Euskadi ya que tiene el gran mérito de ser exhaustivo, completo, crítico, necesario.

En el artículo de este año en el apartado de nuevas realizaciones señalan como Amazon ha creado un hueco para los libros en euskera, que el Monasterio de Belloc, Francia ha puesto en Internet la lista de más de 12.000 horas de grabaciones de archivos de sonido de versos en euskera, la Pastoral Matalaz ..  y que en la la Euskal Wikipedia el robot llamado “bot” crea y corrige artículos en euskera. He sabido de la colección de discos vascos del austríaco Rudolf Trebitsch, cuyas copias  se guardan en la Biblioteca Azkue de Euskaltzaindia, Real Academia de la Lengua Vasca. A los autores es difícil que se les escape alguna dirección web ya sea de una gran proyecto o de un pequeño proyecto.

Quiero terminar animando a que continúen con el trabajo, tanto los autores como la revista Jakin. Al trabajar sólo en euskera, la visibilidad de sus estudios es  pequeña, y puede cundir el desánimo.