26

Mar / 2018

Biblioterapia, ¿son los libros capaces de curar males?

Autor:

Libros que curan

La biblioterapia no es una ciencia, pero todos podemos afirmar que los libros, en concreto, las novelas nos pueden ayudar a atravesar momentos difíciles.

El término biblioterapia existe, no es un invento moderno, ya desde la antigüedad se creía en el poder curativo de la literatura.

Katherine Lui Gómez Mujica licenciada en Bibliotecología por la Universidad Central de Venezuela, nos acerca en este libro de biblioterapia, a las definiciones, al recorrido histórico, a los tipos de biblioterapia que se pueden realizar. Aborda el tema de los profesionales que la practican, desde psicólogos, psiquiatras y bibliotecólogos o bibliotecarios.

El término bibliotecología como sabéis se utiliza en América del Sur, en España utilizamos biblioteconomía. Ambos conceptos muy extraños para un público que sabe poco de la ciencia y el estudio de las bibliotecas. En realidad la autora nos habla de la biblioterapia como práctica profesional del bibliotecólogo, por eso el libro está dedicado preferentemente a los profesionales de las bibliotecas.

Es un estudio muy interesante sobre la biblioterapia y me ha sorprendido el hecho de que muchas de las afirmaciones que se vierten se basen en experiencias concretas de los años sesenta en hospitales de Estados Unidos. En concreto en la biblioteca del Agnews State del Hospital de San José, California.

En este hospital se trabajaba la curación de dolencias físicas a través de libros. El equipo sanador contaba con un biblioterapeuta o psiquiatra junto con el bibliotecólogo como la persona que analiza el material, las lecturas para las sesiones de grupo. El proyecto tuvo mucha aceptación y se mantiene.

Cualquiera no puede dedicarse a la biblioterapia. Es fundamental reconocer la formación específica del biblioterapeuta y la del bibliotecólogo. Ambos deben ser capaces de evaluar la capacidad lectora del paciente, seleccionar la literatura adecuada, utilizar técnicas proyectivas para estimular las discusiones del grupo. Es necesario un equipo de profesionales que trabajen conjuntamente. Desconozco si en hospitales de Euskadi se trabaja algo de biblioterapia.

Para los incrédulos, ya he dicho que no es un invento moderno. Quiero apuntar que en Egipto, las bibliotecas se localizaban en templos que se llamaban “Casas de Vida” centros de conocimiento y de espiritualidad.

Para los romanos se asoció la lectura con el tratamiento médico, y los griegos consideraban las bibliotecas como medicina del alma.

En la Edad Media, la lectura de textos sagrados en el transcurso de una operación era algo habitual. No creáis que sólo se leía la Biblia, también las epopeyas, o tragedias que cumplían fines terapéuticos.

También en el siglo XIX en los hospitales psiquiátricos se utilizaba. Benjamin Rush en el año 1802 fue el primer investigador norteamericano en recomendar la lectura a los pacientes de modo general y además recomendó la biblioterapia a personas con conflictos internos, depresión, miedos, fobias y a los ancianos en general.

En Estados Unidos muchos autores continúan estudiando sobre la biblioterapia: Caroline Schrodes, Esther A. Hartman, Mary Jane Ryan entre otras.

¿Cómo podemos definir de forma sencilla la biblioterapia? Biblioterapia es:” La utilización de libros y otros materiales en un programa de lectura dirigida, prescrita como terapia auxiliar en el tratamiento de desórdenes mentales y o emocionales y ayudar a corregir los desajustes sociales”

Según Caldin, C.F. otro teórico,”la biblioterapia es una herramienta útil en la lucha contra las tensiones de la vida cotidiana y actúa como pacificadora de las emociones al realizar la catarsis para el disfrute de las necesidades literarias y estéticas de los seres humanos”

Para Fontanelle, M.F.” la biblioterapia es el uso de materiales de lectura como auxilio terapéutico en la medicina y la psiquiatría y también ayuda en la solución de problemas de la lectura dirigida”

Para Bentes Pinto V. “Es una actividad terapéutica “

En todas las definiciones queda claro que los libros se pueden utilizar para sanar siempre que haya un psiquiatra que con la ayuda del bibliotecario, haga que la lectura libere la angustia, el dolor físico o psíquico.

No tenemos en nuestra red de bibliotecas de San Sebastián,  experiencia terapéutica, pero sabemos que por ejemplo los clubes de lectura, son en cierto modo, formas de socialización. Cada vez más, muchas personas mayores, (hoy en día jubilados de sesenta hay muchos) van a los clubes de lectura para no estar solas, para hacer amistades, para que las historias que leen les hagan olvidar los sinsabores de la vida cotidiana, para salir de casa, para encontrar otras personas, para aprender… Ciertamente algo de terapia ya hacemos.

La literatura nos transporta hacia otras vidas. La receta leer habitualmente, ganarás en salud, felicidad y aprenderás. Estas medicinas se encuentran por supuesto en las librerías y en las bibliotecas. La medicina puede ser en papel, o digital, o incluso en audiolibro.

No estamos hablando de libros de autoayuda, tan populares y tan exitosos. Hablamos de la capacidad sanadora de la ficción, de las novelas. A veces funciona el argumento, otras el ritmo de la prosa, en otras la admiración hacia el personaje principal. Siempre hay un libro que nos conmueve y emociona.

Este libro lo podéis consultar en la red de bibliotecas donostiarras.

24

Jun / 2016

Biblioteca pública, mientras llega el futuro

Autor:

biblioteca publicaEn este blog sobre bibliotecas no podía faltar una pequeña referencia al libro de Fernando Juárez-Urquijo, editado el año pasado (2015). El autor es el conocido bibliotecario de Muskiz (Bizkaia). Su actitud innovadora a la hora de implementar en la biblioteca programas informáticos y el uso de las redes sociales en las mismas le han convertido en un bibliotecario, cuya opinión se comparta o no es tenida en cuenta.

Su compromiso con la innovación, hace de Fernando Juárez-Urquijo una figura necesaria en el ámbito bibliotecario.

El libro de Fernando Juárez se titula “La biblioteca pública: mientras llega el futuro”, y está dirigido principalmente a nuestro sector. De hecho el libro trata de nuestro sector. El capítulo titulado” Nosotros” recuerda la necesidad apremiante de adaptación de nuestra profesión para poder cubrir las necesidades del nuevo contexto informacional, tecnológico en que vivimos. Nos recomienda olvidar el postureo informacional y hacer autocrítica.

A pesar de las críticas a nuestro inmovilismo, el autor desde luego legitima nuestra profesión, en un momento en el que surgen dudas sobre todo provenientes de otros sectores sobre la necesidad de la misma. El autor nos anima a ver las amenazas tecnológicas como oportunidades, nos anima a no dejar las tecnologías porque no seamos punteros en ellas, dejemos el “ego”y reconozcamos que en algunos ámbitos hay otros que saben más

Este libro no es un tratado de biblioteconomía, no hay pautas concretas, no nos dice qué hacer mientras llega el futuro, aunque el futuro ya está aquí. Es un libro para animar a los bibliotecarios a cambiar.

El autor nos recuerda que “Necesitamos un conjunto de nuevas competencias digitales; ya te imaginas la comunicación digital, el liderazgo distribuido, la gestión de redes y comunidades, las competencias colaborativas y el aprendizaje continuo”. “Los conocimientos tradicionales son necesarios, pero insuficientes y en la cadena de transmisión de experiencias la veteranía ya no es un grado”

Tengo que discrepar en ese último punto, porque para mí la veteranía siempre será un grado. Los nuevos perfiles nos complementarán pero no será suficiente ser tecnólogo. Para mí la veteranía, la experiencia, la humildad son un grado y siempre lo serán. No confundir inmovilismo con veteranía.

El libro nos ayuda a hacer un alto en el camino diario y a preguntarnos si tenemos que seguir haciendo lo que aprendimos en la Universidad o tenemos que dar un vuelco total a esta profesión y al servicio que prestamos.

Libro de fácil lectura, escrito a modo de titulares, diría que casi escribe como habla. Libro necesario que a veces provoca, pero sobre todo y por eso lo recomiendo libro de ánimo y de reconocimiento de la profesión bibliotecaria. Fernado Juárez se reivindica como bibliotecario de pueblo y reivindica el factor humano como fundamental en el éxito de la futura biblioteca

VI Encuentro de bibliotecas y municipio

Radicalmente distintas a las reflexiones de Fernado Juárez fueron las comunicaciones que tuvimos en el VI encuentro de bibliotecas y municipio celebrado en Madrid en noviembre del año pasado. El lema del encuentro Redefiniendo la biblioteca en la ciudad”

Se celebraban los diez años de estos encuentros y se le pidió a Jordi Permanyer que hiciera la introducción. Su intervención titulada Una ciudad, una biblioteca : el modelo de la biblioteca urbana en red, nos viene a decir que aunque en estos diez años en España se han construido muchas bibliotecas en todas las Comunidades Autónomas, sigue siendo necesario reivindicar el trabajo en redes y evitar la confusión entre “red” y “sistema bibliotecario”. Sobre todo se centra en redes urbanas aunque hace un pequeño apunte a las redes territoriales. Afirma” “Se han diseñado e implementado muchos sistemas bibliotecarios pero pocas redes de bibliotecas trabajando entrelazadas, en red

“Los principios básicos para hablar de redes urbanas son “ Planificación y equipamientos” Modelo único y compartido”, Estrategia común, ofertas de servicios. Eficiencia económica. Reconozco que siempre he sentido envidia sana por la planificación de los servicios bibliotecarios en Barcelona.

 Dos buenos libros para aprender más sobre la biblioteca pública

31

Oct / 2012

Bibliotecarios y wikipedia

Autor:

Wikipedia libro de Cristina MartínezCristina Martínez, licenciada en comunicación audiovisual, nos presenta en este libro de forma clara, exhaustiva y sencilla , muchos aspectos de la Wikipedia, su origen, su forma de financiación, su filosofía, la forma de convertirnos en editores, su futuro.

Las bibliotecas públicas de Cataluña acaban de presentar en el VI Congreso de bibliotecas públicas, en Burgos, el proyecto de formar a 150 bibliotecarios para que puedan editar en la Wikipedia en catalán. Las bibliotecas públicas han recibido formación sobre la wikipedia con dos objetivos fundamentales: creación de textos y difusión de la wikipedia entre los usuarios. editaron 1.500 copias del manual “Bienvenidos a Wikipedia” que distribuyeron entre toda la red de bibliotecas.

Día de la Biblioteca, Nieves González en San Sebastián¿Cómo funciona la Wikipedia en euskera?

La Wikipedia en euskera nace el año 2001, el 6 de diciembre. En este momento tiene 146.230 artículos. Si seguimos la historia de la wikipedia en euskera cronológicamente
vemos algunos hitos o fechas a destacar:
Desde el año 2001-al 2003 se escribieron unos 17.000 artículos. En el año 2008 Euskal Wikipedia recibió El Premio Sareko Argia. En el año 2009 Euskal Telebista, cadena tres dió un reportaje sobre la wikipedia. En el año 2010 recibe muchos impulsos por parte de la administración. El Gobierno Vasco decide incorporar la enciclopedia Lur a la Wikipedia ya que detenta los derechos de propiedad intelectual . Fue Elhuyar Fundazioa, la encargada de incorporar 11.000 artículos. En la feria de Durango en el 2011 para celebrar el décimo aniversario se hizo una edición maratoniana y se formó a wikipedistas. En el 2012 El Gobierno Vasco como el año anterior se propuso seguir mejorando la wikipedia pero se licitó una cantidad de dinero mucho menor y se incorporaron 279 artículos.

¿Podemos hacer algo los bibliotecarios de Euskadi?

En Euskadi son los licenciados en periodismo, la Facultad de periodismo la que año tras año organiza unas Jornadas de documentación, muy interesantes. Este año eran las quintas con el título “5ª Jornadas sobre Documentación, con el título: conectando lo local y lo global ” En el programa había un taller de formación en la Wikipedia impartido por Galder González Larrañaga. ¿Había alguna bibliotecaria o bibliotecario?

Ya se que en Euskadi no existe la Licenciatura en documentación, pero tal y como hablábamos Nieves González y yo este 24 de octubre, en el que ha estado en Donostia,
por el Día de la Biblioteca, y tal y como nos dice en su blog bibliotecarios 2.0, nuestra
profesión necesita un cambio revolucionario.

Se puede colaborar de muchas formas en la Wikipedia, por ejemplo corregir los errores que detetectemos, añadir la información que hemos trabajado en la biblioteca y que no está en la wikipedia, votar… con el objeto de mejorar Wikipedia.

Llevamos algunos años hablando de creación de contenidos y ¿porqué no en Euskal Wikipedia? Tenemos que hacer que nuestro trabajo sea visible.
Leed el libro, leed en la propia wikipedia las páginas de la portada, las relacionadas con
la comunidad, el manual de estilo, como votar.
Seamos especialistas en la Wikipedia, ya que ayudaremos a todo el que la consulte y son muchísimos..

Por mi parte, intentaré organizar el año que viene un talller sobre la Wikipedia para bibliotecarios.

 

07

Mar / 2012

Tópicos sobre bibliotecarias

Autor:

En una de las librerías de San Sebastián encontré hace poco un libro titulado “Signatura 400″.  Lo tenemos en  nuestra red de bibliotecas.
El título y la dedicatoria que transcribo Dedico este divertimento a todas aquellas y a todos aquellos que siempre encontrarán más fácilmente un hueco en una biblioteca que en la sociedad ” me animaron a comprarlo.

Pero voy al grano, el libro me ha gustado y  me ha decepcionado. Es la primera novela de la autora Sophie Divry. Un monólogo de 106 páginas,  lleno de citas interesantes, de amor al libro, de resistencia de los libros y de las bibliotecas a los cambios culturales, de visión del conocimiento a través de la clasificación de Dewey (el creador de la “Clasificación ” más utilizada en bibliotecas), se lee fácil, pero…

Me ha decepcionado la imagen de la bibliotecaria. La protagonista es una bibliotecaria de unos 50 años, 25 años ejerciendo su oficio y buena parte de este oficio en el depósito de una biblioteca de provincia. El título hace referencia al número 400 de la clasificación de Dewey que está vacío.

No es una forma muy atractiva de presentar nuestra profesión. Además de los tópicos habituales sobre las bibliotecarias, leen mucho, son ordenadas, ahora resulta que se enamoran de los lectores que van a  las bibliotecas.

Seguir leyendo