X

Envía tus recomendaciones

Participa en nuestro blog

Autorretrato, Alberto García-Alix

Liburuaren azalaAlberto García-Alix
Autorretrato

La Fábrica, 2013

220 páginas, 44 €                       ISBN 9788415303428

 

Por mucho que García-Alix se describa como un ser pudoroso y poco amigo de fotografiarse a sí mismo, no consigue engañarnos. Su obra no es más que un tránsito por sus mundos, sus espacios, sus geografías y, por encima de todo, por su propio cuerpo, ya sea de forma completa o fragmentada.

Es un fotógrafo que, a pesar de sus temas y estéticas un tanto “marginales”, ha sido reconocido como uno de los grandes: Premio Nacional de Fotografía 1999, Premio Bartolomé Ros en PhotoEspaña 2003, Premio PhotoEspaña 2012.. y exposiciones en Frankfurt, París, Londres, Miami, China, Roma, Bruselas, Mexico…

Seguir leyendo

Grandes esperanzas, Charles Dickens

Pip, el protagonista, es un joven huérfano, criado por una hermana de terrible carácter y su marido. Un día Pip es invitado a casa de la señorita Havisham, que fue abandonada cuando iba a casarse y que desde entonces no ha salido de casa. Esta tiene como protegida una joven, también huérfana, llamada Estela, a la que educa con la máxima frialdad hacia el género masculino y de la que Pip se enamora nada más verla. Estela rechaza a éste por ser de clase social baja pero gracias a la ayuda de un benefactor anónimo se marchará a Londres y se educará con la esperanza de hacerse un caballero merecedor de su amor, sin embargo los acontecimientos no siguen siempre el rumbo  previsto…

Destaca el retrato que hace el autor de la sociedad inglesa del XIX y la fuerza psicológica de los personajes, en especial la evolución de Pip a lo largo de la novela.

Casa de verano con piscina, Herman Koch

Una invitación informal hace que los Schlosser y los Meier con sus respectivos hijos adolescentes compartan unos días de verano en el sur de Europa en una casa con piscina al lado del mar. Un trágico suceso en la playa marcará el fin de las que parecen ser unas prometedoras vacaciones familiares.

Aunque el desenlace final es conocido en el primer capítulo, el cómo y el porqué de esta actuación es impredecible y consiguen mantener el suspense hasta el último momento.

El autor nos hace un guiño para que nos pongamos en la piel del protagonista y consigamos comprender las razones que le llevan a actuar así. Es imposible no preguntarse tras cerrar la última página del libro, qué habríamos hecho nosotros y que seríamos capaces de hacer por nuestros hijos.

El guardián invisible, Dolores Redondo

Tal y como indica el propio título de la trilogía, la trama está situada en el valle navarro del Baztán.
Dos chicas jóvenes aparecen muertas en el pueblo de Elizondo y las características de los asesinatos y el modus operandi hacen sospechar que se trata del mismo asesino. Los asesinatos, además, estarán envueltos en un halo de fantasía y creencias enraizadas en las costumbres del valle.
Amaia Salazar, una inspectora de homicidios de la Policia Foral y residente en Pamplona, será la encargada de dirigir el caso. Amaia, natural de Elizondo, volverá a su pueblo natal para investigar los asesinatos y para reencontrarse con los fantasmas de su niñez, con un pasado que ha intentado borrar y que, inevitablemente, volverá a ella para atormentarla.

Se trata de una novela de intriga que mantiene en vilo desde la primera página . Además de contarnos una historia de asesinatos, a lo largo de la obra, conoceremos la historia de la propia Amaia, su niñez, su relación con su madre, sus miedos y sus ilusiones. A través de sus vivencias, se nos describirán, de una manera magistral, los paisajes mágicos y sugerentes de Navarra, sus bosque milenarios y misteriosos que guardan los secretos y costumbres de esa Navarra, tan cercana a nosotros y, en definitiva, también las nuestras. Recordaremos figuras mitológicas como el Basajaun, Mari y aquellas leyendas que darán a la historia una dosis mayor de misterio.

Nos encontramos ante una historia muy bien construida, una novela con una gran dimensión psicológica, que está a la altura de las grandes obras de la literatura sueca, con el valor añadido de que el entorno que se describe nos resulta muy cercano y hace que, desde el primer momento, disfrutemos y conectemos con la historia.

La obra ha sido publicada simultáneamente en diez idiomas. La versión en euskera, Zaindaria ikusezina, ha sido traducida por Josu Zabaleta Kortabarria, y publicada por la editorial Erein.
La misma productora de la trilogía Milenium ha comprado los derechos para su proyección en el cine.

Lo que no está escrito, Rafael Reig

Carlos –novelista frustrado, alcohólico, decepcionado de la vida..- y su ex mujer Carmen –niña bien, envuelta en un amor imposible con un hombre mayor, con querencia por la bebida y que deja a su novia adolescente, Yolanda, para casarse con Carmen-  son la pareja protagonista. Su matrimonio ha sido un total fracaso y para colmo el nacimiento de su hijo Jorge no ha hecho más que empeorar la situación.

Padre e hijo se van de fin de semana a la sierra: Carlos dolido por haber sido privado de su hijo quiere ver sufrir a Carmen. Jorge, deseando contentar a su padre, pero siendo consciente que le teme, que ese miedo es casi físico, palpable, real.
Antes de irse, Carlos deja en casa de su ex un manuscrito cuya lectura causará en Carmen desazón, horror y un vívido temor por su hijo Jorge.
El manuscrito de Carlos será la segunda línea de la narración: es una acción paralela, iniciada con un secuestro, y que acabará mezclándose con la “realidad”.

Durante toda la novela cabalgamos sobre dos supuestos:
El autor tiene el poder de decidir por donde va a tirar la acción.
El lector proyecta mientras lee y llega a imaginar detalles nuevos  o amoldarlos a su historia personal, haciendo suya la lectura.
Es esta proyección que hace Carmen de su vida y sus deseos, la que conforma el tercer plano de la narración.

Al final nada es como pensábamos o como nos temíamos, ¿o sí?
Nos queda la duda de qué fue real, si el contenido del manuscrito lo fue o no, qué parte era novela y cuáles las imaginaciones de Carmen…

Quizá suene todo algo enrevesado, pero es bastante más fácil de seguir de lo que parece. Además sus 287 páginas y la brevedad de los capítulos garantizan ese ritmo rápido de la narración.
Es una novela muy recomendable por su temática y, sobre todo, por su tratamiento, haciéndonos creer junto con Carmen que una historia es cierta y adornarla o remodelarla desde nuestra propia realidad, elegir unos acontecimientos que el autor –que al fin y al cabo es el que manda- no tiene porque hacer suyos, ¿o sí?
Respecto al final de la historia…me matarías si te lo cuento,¿no?

Piztiaren begiak, Alberto Ladron Arana

Ez du aspertzeko astirik ematen Ladrón Arana honek. Ez horixe. Zenbat urte nobela beltz baten mendera erori gabe? Makina bat bai. Bada, bere azken lan honekin bolada txarra haizearekin joana da (izenburu polita pelikula batentzat).

Ez. Genero beltzak ez dit malkorik aterarazten. Batere. Harma-tiro-pum. Nobela denak berdinak. Detektibeak? Denak igualak. Poliziak? Denak ustelak edo alkoholikoak edo ikastolan kopiatzen zutenak. Edo dena batera. Zer falta genuen ikusteko? Guardiazibil ohi puta eta drogazaleak. Bingo. Adituren batek horrelako pertsonaiak dituzten eleberrien hiru metrotako zerrenda erakutsiko lidake. Bale, baina gure idazlearen malaletxeak ez du preziorik. Beste guztiarentzako, Lorenzo Silva.

Hori gutxi balitz, tentsioa eta jakin-mina mantentzen artista da Ladron Arana. Niri behinik behin, bihotza lapurtu dit (ez txalorik egin, berezkoa dut sena). Aitortu behar dut irakurtzen dudan bere lehenbiziko nobela dela, eta seguruenik ez du maisulana izango. Ezta behar ere. Historian geldituko dena pasarazi didan une gogoangarria da. Eta orain bere greatest hita den Arotzaren eskuak irakurtzera noa. Derrepentean.

Adi beraz. Stieg Larsson gustuko izan badezue, baina Iruña zaharreko hotza Suediakoa baino nahiago baduzue (ez da zaila) orduan hau da zuen liburua.

 

El santuario del diablo, Marie Hermanson

Una vez más, nada es lo que parece: Max (el paciente) y Daniel (el visitante) –hermanos gemelos- intercambian sus papeles a instancias de Max. Daniel irá descubriendo que puede que nunca salga de la clínica y cuando intenta explicar lo sucedido nadie le cree y se siembra la duda respecto a su identidad.

Se genera así un ambiente claustrofóbico donde llegamos a dudar de la veracidad del relato de Daniel, asistimos a las luchas por el control de la clínica por parte de los médicos, descubrimos las truculentas historias de los habitantes del lugar….

Cada paciente vive inmerso en su enfermedad mental y el valle en sí es una enorme caja totalmente blindada, donde Daniel apenas puede respirar.

Con un ritmo trepidante acompañaremos al protagonista en este viaje que se va deslizando de lo idílico a lo terrorífico, descubriendo que está encerrado y nadie le cree y que sus enemigos son los otros, todos los que le rodean.

Hermanson consigue engancharnos desde el primer momento y, si bien el argumento no es muy original, logra mantenernos en suspense durante toda la novela gracias a los diferentes “descubrimientos” que va haciendo Daniel.

De lectura rápida –a pesar de sus casi 400 páginas- mantiene el suspense de principio a fin, lo cual ya es de agradecer y el ambiente de desazón nos acompaña incluso al finalizar la novela.
Creo que no volveré a pisar una clínica sin pensar en lo que podría ocurrir a continuación…

Paper festa, Anjel Lertxundi

Ihazko urte amaieran Anjel Lertxundik Paper-festa liburua kaleratu zuen. Mota askotako kontakizunak biltzen dituen lan honetan irakurleak hausnarketarako hainbat gai aurkituko ditu. Liburua jarraian edo norberak aukeratzen duen moduan  irakur daiteke eta lau atal nagusitan banatzen da:

1. Lubakiak, barne-muinetan. 2. Bizitza hizpide. 3. Erbinude zuriarena. 4. Heriotza, oinazearen aita.

Liburuaren irakurketan hainbat pasarterekin identifikatu naiz eta guztien arten  Ikusezina izenekoa aukeratu dut:

 

Ikusezina. «Bost urte daramatzat emakume bera zaintzen. Lehen, besotik helduta ibiltzen ginen: orain, orgatxoari bultzaka eramaten dut. Hasieran harremana ez zeb gozia: aldian sarri argi asko uzten zidan sudakak ez gatzaizkiola gustuko. Orain hobeto moldatzen gara. Baina nire asmoa ez da zaintzen dudan emakumeaz jardutea, egunero etortzen zaigun gizon onberaz baizik. Ni baino zahartxeagoa da eta nik zaindutako emakumea baino hogei bat urte gazteagoa. Hurbiltzen denean, irribarre egiten du eta txera handiz mintzatzen zaio emakumeari. Gustagarria da, galaia, gizon-gizona. Eta ni, gizona noiz agertuko egoten.

Gaur ere ikusi dut. Dentistarenean nengoen, zaintzen dudan emakumeari arratsaldea libre eskatu eta gero. Kostata, baina azkenean jai eman dit. Hartan, ia egunero ikusten dudan gizon adeitsu gustagarria sartu da kontsultan. Hagineko minari muzin egin eta sorpresazko irribarrea eskaini diot. Ez nau ezagutu. Ez nau sekula kusi emakumearen besotik, haren orgatxoari tiraka.» 107-108 orld.

 

 

Abbadiaren sekretua, Fernando Morillo

Alar eta Kaiet anaiak Hendaiako Abbadia eremu liluragarrian ezkutatzen
den misterioa argitu beharko dute. Badirudi zerbait beldurgarria gertatzen dela han, baina derrigorrez amona languntzera joan behar dute, hain zuzen   gerlariz jantzita eremuan sartu baita.
Abentura eta ritmo azkarra lehenengo kapitulutik, baita hizkera
zaindua eta iradokitzailea. Bestetik Antton Abbadia pertsonaiak eta Abbadia eremuak egilearengan pizten duten miresmena kutsakorra da.
«Eremua. Eremuak zerbait du. Esaiozue xarma, magia edo lilura. Edo dena batera. Ni beti sorgindu naute hango haritzek eta kaioek, hango
arratoi erraldoiek eta itsaslabarren kantek. Uraren eta lurraren arteko dantza. Eta gaztelu miragarria. Lainoz beteriko ipuin batetik ateratakoa zela iruditzen zitzaidan».

Suicidio perfecto, Petros Markaris

Jaritos es políticamente incorrecto, amante de su Mirafiori –que tiene 40 años-, en desacuerdo la mayor parte de las veces con la jerarquía a la que debe obedecer, un tipo que sabe llevar a su mujer -ello le da tablas para interrogar a sus sospechosos-, poco amante de la pompa y mucho de las comiditas que le prepara su Adrianí.

No creo equivocarme mucho si identifico a Jaritos como alter ego del propio Markaris que utiliza a su detective en una Grecia caótica a punto de iniciarse los Juegos Olímpicos, para pegarle un repaso a la propia ciudad, al país y a sus dirigentes. Aunque ha iniciado una trilogía que tiene como telón de fondo la crisis –se inicia con Con el agua al cuello– ya en esta novela anterior descubrimos muchos de los ingredientes de esa crítica, que aparece también en la mayoría de las entrevistas que concede.

No hay que olvidar que si Jaritos era policía en la etapa de la dictadura de los Coroneles, Markaris siempre ha mantenido opiniones nada cercanas al poder y ello y su propia edad (75 años) hacen que su opinión tenga un cierto peso.

Pregunta obligada: ¿de que va el libro? Kostas esta de baja y se aburre. Por ello el suicidio del constructor Iasonas Favieros, en directo, por televisión, le pilla en el salón como espectador de primera fila. Favieros no ha parado de enriquecerse desde que cayeron los Coroneles, y utilizó su estancia en la cárcel y las torturas bajo ese régimen, para iniciar un emporio al que quiere poner la guinda con los jugosos beneficios de las construcciones de los Juegos Olímpicos. A partir de este hecho se articula una novela ingeniosa, muy ágil, que, con mucho humor, – muchas veces caústico-, no pierde ese punto de vista ácido y anlítico tanto en lo social como en lo político.

Habrá más suicidios en directo y Jaritos se verá envuelto en situaciones de lo más variadas con personajes como los inmigrantes de los Balcanes que trabajaban para Favieros, el periodista Sotiropoulos, un comunista de los viejos tiempos como Zisis, las desconsoladas y no tan desconsoladas viudas de los supuestos suicidas…… todo ello en una Atenas colapsada de coches, manifestaciones, bocinazos, y con Jaritos mordaz, divertido, cínico y demoledor tanto en la realidad como en sus pensamientos.

Se me olvidaba: como todos los detectives que se precien tiene una «manía», una «mascota», algo que le hace peculiar: a Kostas Jaritos le encanta su “compañero”, el Diccionario Dimitrakos de ¡1954¡